Auditorio Nacional (La Josa)

ESCALA DE GRANDIOSOS RECUERDOS

Escrito por Ulises Velazquez Gil el . Posteado en La Marcha de las Letras

(Carta sobre el Auditorio Nacional para Carolina Soto Acosta)

Querida Caro:

Luego de disfrutar de un esperado concierto en el Auditorio Nacional (el cual te dejó maravillada de principio a fin), vinieron a mi mente toda serie de recuerdos sobre las veces que tuve la fortuna de visitarlo, sea ocasional o frecuentemente.

Mi primera escala en el llamado “coloso de Reforma” se dio de manera inusitada. Por febrero de 2008, mi madre me pidió que le acompañara a la junta pública de Neuróticos Anónimos, y a punto de darle una respuesta negativa, remató con un “habrá festival artístico” y ese No en la punta de la lengua se volvió un . Llegamos a la mera hora y justo nos acomodaron en la sección Luneta, para después escuchar a los conferencistas con atención. En cuanto éstos terminaron de exponer, se dio paso al espectáculo que me trajo hasta ahí. (“Ya se estaban tardando”, me dije.) El primer número de la tarde corrió a cargo ¡de Edith Márquez!, de quien sólo tenía el conocimiento de la canción “Mi error, mi fantasía”. Su repertorio incluyó canciones de la autoría de Marco Antonio Solís El Buki (“Si no te hubieras ido”) o de Jorge Avendaño Lührs (“Aire”, que me encantó de buenas a primeras, tan así que, a las pocas semanas, compré el CD que lo incluye, Memorias del corazón); durante más de media hora, las baladas y la nostalgia nos hicieron el rato. La segunda parte del espectáculo corrió a cargo de Los Horóscopos de Durango, el grupo de moda en cuanto al pasito duranguense. (Para serte franco, no era un grupo de mi predilección, pero sólo una canción no me disgustaba tanto: “Antes muerta que sencilla”, la cual sí tocaron, pero para cerrar su participación.) En cuanto terminó todo, mamá y yo emprendimos el regreso a casa, felices de haber aprendido y disfrutado de un suceso así.

Meses después, y en el marco del homenaje nacional a Carlos Fuentes por su cumpleaños número 80, se anunció la cartelera de actividades en torno suyo, desde mesas redondas acerca de su vida y obra, hasta lecturas dramatizadas de sus cuentos y novelas, y una conferencia magistral (“Cómo escribí algunos de mis libros”) en uno de los recintos más importantes de la Ciudad de México: el Auditorio Nacional, para variar. Un compañero de Letras en Acatlán me pasó un dato importante: debía acudir a taquillas y solicitar un par de boletos. Una vez que los tuve en mis manos, sólo me faltaba ver a quién invitaría. Mi opción ineludible fue Paulina, historiadora y amiga mía. El día de la conferencia nos fuimos en su vocho de batalla, Andrés, hacia el Auditorio y aunque llegamos algunos minutos tarde, apenas disfrutamos del pequeño recital del chelista Carlos Prieto a manera de antesala, y en cuanto ocupamos nuestros lugares en luneta (cero y van dos), el ilustre homenajeado salió al escenario, ocupó su atril y leyó el texto que había preparado para la ocasión. En cuanto Fuentes mencionó su novela Aura, quien esto escribe sacó del bolsillo de su chamarra un ejemplar de dicha novela para abrirlo en las páginas donde se hallaba el pasaje que el escritor leía en ese instante. Terminó la conferencia y el público le dio una ovación de pie, que duró más allá de dos minutos. En cuanto Paulina y yo salimos al vestíbulo del auditorio, nos encontramos al compañero que me pasó el dato, acompañado por una compañera nuestra, entonces novia y hoy esposa. Nos intercambiamos impresiones y prometimos comprar la edición conmemorativa de La región más transparente en cuanto ésta llegase a librerías de prestigio. Hecho esto, los cuatro emprendimos el regreso a casa.

Once meses después (octubre 2009), Paulina correspondió a mi invitación con otra; esta vez para la novena entrega de las Lunas del Auditorio, galardón creado en el marco del 50 aniversario del Auditorio Nacional que reconoce a lo mejor de los espectáculos presentados en México. Aunque ya sabía de dicha ceremonia por la tevé, acepté de buenas a primeras. Al día siguiente, y con algunas horas de anticipación, llegamos al auditorio; a medida que iba llegando la gente, se le acomodaba en los asientos: corrimos con la suerte de sentarnos en primer piso, pegado al barandal que lo separa de la luneta. Durante tres horas, y con un breve pero delicioso intermedio por parte de la Big Band Jazz de México, disfrutamos de los números musicales, entre otros invitados, de Yuri, Moderatto, Yanni, Babasónicos, el musical La novicia rebelde y un dueto que hasta ahora logré recordar: ¡Edith Márquez y María José! (Quién iba a pensar que mi primera y más reciente escala en el Auditorio se daría por obra y gracia de dos grandiosas cantantes…) Al término de la ceremonia, Pau y quien esto escribe prometimos volver para el año siguiente, cosa que no sucedió.

En 2013, y en plena efervescencia de las redes sociales, llegó la oportunidad que ella y yo estábamos esperando: las dinámicas para hacerse de boletos, que consistían, las más de las veces, en preguntas sobre la historia de las Lunas del Auditorio, desde ganadores en tal categoría como el talento artístico presentado en equis año. Por fortuna, me gané mi respectivo par, pero Pau no pudo acompañarme, así que resolví invitar a quien me llevó por vez primera al auditorio: mi mamá. Con todo y que nos acomodaron en el segundo piso, igual y disfrutamos del talento artístico de esa ocasión, desde Paty Cantú y Río Roma hasta Prince Royce y Los Ángeles Azules. (A decir verdad, mi mamá quedó maravillada con el orgullo de Iztapalapa, mientras que tu servidor no cabía de la emoción con la creadora de “Suerte” y “Clavo que saca otro clavo”.)

Desde aquella edición de 2013, se dio de manera involuntaria una “tradición” cada vez que asisto a las Lunas: ir con invitada diferente. En 2014, Paulina y quien esto escribe disfrutamos tanto del musical Wicked y el regreso de Caifanes como el emotivo dueto de Rosana con Jesús Navarro de Reik; en 2015, con mi arquitecta de cabecera, Sofía, vimos cómo Paul van Dyk levantaba al público de sus asientos, pasando al momento alegre con la presencia de las Ha-Ash y como suele pasar año tras año, un dueto emblemático: Ana Torroja y Ximena Sariñana con “Un año más”. Para 2016 (año en que los boletos me llegaron de forma providencial), Mónica, internacionalista que laboraba en Nestlé por ese tiempo, se maravilló con Margarita la Diosa de la Cumbia, mientras éste que lees se llenó de energía con sendos duetos: Marlango y Caloncho (“Dinero”), Miguel Bosé y Fonseca (“Bambú”).

En 2017, mi invitada de esa ocasión apareció horas antes: Celina, historiadora y amiga, quien, al saber de la participación de Carlos Rivera, no se lo pensó dos veces y ya me estaba esperando en las escalinatas del Auditorio. Para deleite suyo, vio a Juanes y a Mon Laferte; para el mío, Timbiriche y Morat, y ambos gozamos bien y bonito del dueto que Carlos Rivera hizo con Lila Downs. Al año siguiente, el agua de azar me concedió la dicha de obtener no dos, sino cuatro boletos, con los cuales me llevé a Lupita (arquitecta y amiga de Sofía, del 2015, y vecina nuestra, por cierto) y a Mónica (Ibero girl, con todo y su novio de aquellos días). Y para el grupo pasado de heterogéneo que formábamos, un elenco igual o hasta mejorado: desde La Internacional Sonora Santanera y La Arrolladora Banda El Limón hasta Sofía Reyes, Edith Márquez (cero y van tres), Café Tacvba y Fey. (Las sorpresas de la noche: el dueto de Yuri con Matisse -¡Lupita estaba eufórica!- y la aparición de Love of Lesbian, cuyas canciones no dejan de acompañarme… incluso en el momento en que escribo estas líneas.)

Con todo y este hermoso historial de escalas en el Auditorio Nacional, lo mejor estaba por venir y el 2019 no estaría exento de sorpresas. En febrero, un colega y amigo de Acatlán me obsequió un boleto para ver a Joan Manuel Serrat en su gira Mediterráneo Da Capo, lo cual me llenó de inmensa alegría, porque la música de Serrat me acompaña desde siempre, cuando mi mamá ponía sus canciones en el estéreo que teníamos en casa. Para enfatizar esa dicha, dos amigos míos, padre e hijo, también de Acatlán, también fueron al concierto. Terminé con lágrimas en los ojos casi al final, porque esas canciones, directa e indirectamente, son la banda sonora de momentos espectaculares. (“Hoy puede ser un gran día” me devuelve el recuerdo de mi gran amiga Rosalía, y es mi favorita de todas sus canciones, ya sabrás por qué.) En septiembre, volví acompañado por Berenice, donde presenciamos el regreso de Caifanes, cuyo concierto le sirvió para cerrar ciclos. (Primera vez que estuve de pie todo el espectáculo. No lo vuelvo a hacer…) El martes 10 de diciembre, cerré la temporada con Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina, acompañado por mis colegas de Acatlán. Y, claro, las Lunas de aquel año no podían faltar: la suerte me obsequió cuatro boletos, pero sólo Rebeca, abogada y vecina de cumpleaños (once días después del mío), acudió a la cita. Aun así, persisten en la memoria Ana Torroja, Enrique Guzmán y Kalimba, Pandora y Natalia Giménez, Río Roma y el musical Jesucristo Superestrella (donde La Josa hace una María Magdalena de antología).

Por sucesos harto conocidos (y todavía dolorosos), el Auditorio Nacional quedó en silencio, hasta hace algunos meses, cuando reabrió sus puertas. En cuanto me enteré de la visita de Joan Manuel Serrat, en el marco de su gira de despedida, hice todo lo posible por conseguir boletos. Y sí, lo logré, y ese momento se me hizo genial compartirlo con la hoy doctora Berenice en mayo pasado… y mis amigos de Acatlán, un poco a la distancia. Y como “las mejores cosas llegan para quien sabe esperar”, en abril nos llegaron buenas noticias para ambos: la visita de Love of Lesbian, para el 14 de octubre, y la nueva fecha de María José, para el 26 de mayo; como en esta última fecha volaron las localidades en menos de quince días, la vida nos tenía reservada una nueva, sobre la cual tendrás más cosas que decir.

En fin, querida Caro, todavía te quedan muchas cosas por vivir en el Auditorio Nacional. Ojalá y luego de leer estos recuerdos (con los que paro por ahora, porque me podría extender más de la cuenta) te animes a tener los tuyos, sola o en compañía, porque quien va al Auditorio una vez, vuelve siempre: una escala de grandiosos recuerdos ya espera por ti. Que tus nuevas andanzas así lo confirmen.

En espera de nuevas coincidencias, recibe mi cariño, admiración, agradecimiento y el fuerte abrazo de

Ulises Velázquez Gil

P. D. Mira lo que son las cosas: por estos días el Auditorio Nacional cumplirá 70 años. (Vaya manera de celebrarlos ¿no crees? Chapeau!)

 

babelises@hotmail.com

@Cliobabelis

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedInPrint this page
José Ángel Leyva

MEMORIA CON PRISA

Escrito por Ulises Velazquez Gil el . Posteado en La Marcha de las Letras

Ulises Velázquez Gil

En alguno de sus Párrafos para un libro que no publicaré nunca, Emmanuel Carballo nos dice que “el memorialista lo sabe todo, únicamente tiene que recordarlo, arrebatándoselo al olvido: así goza de nuevo sus viejas vivencias y experiencias”. Para el caso del cronista, no basta recordar las cosas, sino serle fiel al espíritu que le corrió en suerte vivir; sin embargo, cuando destella una buena pluma, ambas circunstancias hacen las paces y el efecto es más impactante.

Consciente de su tránsito por ambos mundos, José Ángel Leyva nos entrega sus Anacrónicas, donde la memoria se hace escuchar, pero la persistencia de los hechos le conserva su aura de inmediatez. Diecinueve textos que van de sucesos y figuras del mundo cultural -territorio nativo del autor, a primera vista- hasta dar cuenta de la realidad que se escapa de nuestras manos, tanto en el buen como en el mal sentido: de la (mala) influencia del narco a la inverosimilitud del Torito.

La primera sección del libro se compone de tres entrevistas con figuras únicas en su tipo, en cuyo nombre llevan el sino de una vida llena de altibajos; aunque sus tribulaciones los llevan a sopesar un poco más su lugar en el mundo, a los tres les une el contacto con la creatividad: […] La creación es libertad, si no, no es nada. Atreverse a hacer algo que antes no existía, porque la palabra libertad es a la vez una palabra hueca, vacía, desgastada, que sólo puede adquirir sentido en el hacer (Vlady). […] Descubrí que hay un universo de otras cosas que sí puedo hacer, comer y saborear. Aprendí a darle estabilidad a mi vida, a dominar mi carácter. No se puede modificar el destino, lo que sí se puede es conocer los complejos y dominarlos. Uno no elige el destino, el destino lo elige a uno, y aunque se haga todo por negarlo, tarde o temprano nos encontrará (Santero).

Para la segunda parte de Anacrónicas, nos encontramos con figuras un poco más afines al autor, es decir, colegas de pluma y afanes, que prodigan ingenio y genialidad por los cuatro costados. Un Nicanor Parra que ejerce sus cualidades de buen anfitrión, incluso cuando persiste un reclamo sobre el uso de su imagen; a Edmundo Valadés y su memoriosa imaginación; a Rafael Ramírez Heredia, figura y “espontáneo” frente a las lides de la vida diaria, así como el recuerdo de dos poetas excepcionales -Lêdo Ivo y Juan Gelman (vuelto cuentista por obra y gracia de un taxista)-, y hasta una genealogía de bolsillo, plasmada en su texto sobre los Evodio Escalante, padre e hijo, paisanos al fin. Evodio Escalante Vargas, referente inevitable para quienes evocamos un Durango utópico. No el que vivimos, sino el que remorimos cada día esperando cambios, noticias, señales de un porvenir acorde a los deseos, misterios de rumbos ajenos ligados a los nuestros. Evodio era un receptor de tales signos.

Líneas más adelante, el recipiendario de aquellos signos terminará siendo -¡oh, milagro de la genealogía!- su hijo, también tocayo y homónimo. Es duro para un poeta ser crítico de sí mismo, pero lo es más para un crítico ser poeta. En ambos casos la complacencia es el enemigo a vencer. Evodio es implacable con la obra ajena porque existe un manifiesto amor por la belleza, una exigencia irrestricta de perfección y de congruencia.

El tercer apartado es, a su vez, deuda y homenaje hacia un país de sus grandes afectos: Colombia, presente a través de colegas y amigos, así también sus tribulaciones y pesares al saberla cautiva de la violencia -de la realidad, por así decirlo-, evidente en “Colombia, la cruel felicidad” y “El Guaviare. ¿Dónde comienza La Vorágine?” Con “El poeta con un tiro en la cabeza” se engarzan tanto los ya mencionados como aquellos dedicados a Juan Manuel Roca y a Jotamario Arbeláez, porque la poesía se torna territorio inmune a la realidad. Su nombre es Fausto Ávila y su vida transcurre, paradójicamente, en la desolación que impone su invalidez. Es poeta, pintor y víctima de la violencia que ha dejado estelas de sufrimiento en el pueblo colombiano. […] Su humor era punzante y rápido. Cuando todos salieron a buscar bebidas, él pidió una cerveza sin alcohol. En un medio etílico la solicitud parecía un chiste. Pregunté por qué. Él sonrió con discreta amargura y respondió sin afectaciones: “Porque tengo una bala en la cabeza”.

Respecto a la cuarta y última escala de Anacrónicas se manejan dos registros: la tragedia y el humor. Del primero dan cuenta “Ciudad Juárez, entre el miedo y la esperanza” y “Déjà vu 19-S”. Una aclaración necesaria: aunque la tragedia es el hilo conductor (la situación de violencia en esa ciudad fronteriza, la reincidencia de las fechas en un suceso que cimbró -literalmente- a la gente que lo vivió de lejos muy cerca), hay un dejo esperanzador que nos devuelve a la conciencia de tales sucesos. (El miedo atávico por los temblores sigue, como también el dejarse alcanzar por la violencia fronteriza…)

Sobre “Superbarrio: un pueblo, una máscara” y “Una estancia en El Torito”, asistimos a un pintoresco desfile de personajes donde, aparentemente, se pueden reflejar taras como obsesiones. Un ídolo de la lucha libre que eligió un pancracio más intenso, el de la militancia política, aun sin perder su peculiar semblante: […] La lucha como espectáculo y como crítica, como escenificación de una pelea contra los problemas que agobian al pueblo, a la sociedad en general […]. Del ambiente plasmado en el segundo texto, salen a relucir sujetos interesantes que se vuelven, a lo largo de 36 horas -más lo que se acumule por amparos de cuestionable procedencia- en hermanos de infortunio. Cuando me contaron el caso de una amiga muy respetable y tímida a la que recluyeron en El Torito […], no me entraba en la cabeza cómo alguien de su edad y se rango intelectual fuera consignada a tales separos. […] El caso es que me acaba de suceder. Si en ella me parecía absurdo, en mí era inimaginable.

(Paréntesis aparte: Por la manera en que Leyva pinta a los “huéspedes” del Torito, me recuerda a aquellos que Álvaro Mutis plasmó en su Diario de Lecumberri, con la salvedad de que los compañeros del narrador de dicha crónica sí podían salir de tal embrollo. Inevitable sentir simpatía por el peleonero de Iztapalapa, el Nicolás Alvarado con uniforme o hasta por los Manolín y Capulina de petatiux…)

Con todo, acercarse a estas Anacrónicas (“cuya fuerza radica en el sentir y resentir de lo cotidiano”, a decir de Cathy Fourez, en el prólogo que antecede al conjunto) nos recuerda el deber que tenemos como contadores de historias, inclusive las ajenas que se vuelven nuestras por el simple hecho de contarlas, de hacernos partícipes de sus andanzas y hasta de sus tribulaciones, donde al final del día persistan el recuerdo y el aprendizaje. (Memoria con prisa, después de todo.)

Para quienes estamos al tanto de la obra de José Ángel Leyva, encontramos en este flamante volumen la pericia de sus libros de entrevistas, pero también su prístina misión de ganarle al tiempo todas las batallas habidas y por haber mediante el ejercicio de la poesía, de no dejarle nada al olvido.

De la permanente inmediatez de este libro, sabrán ustedes qué hacer. (Así sea.)

José Ángel Leyva. Anacrónicas. Prólogo de Cathy Fourez. México, Fondo de Cultura Económica, 2021 (Letras Mexicanas).

babelises@hotmail.com

@Cliobabelis

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedInPrint this page
Abril Posas

VIDA ENTRE CANCIONES

Escrito por Ulises Velazquez Gil el . Posteado en La Marcha de las Letras

Ulises Velázquez Gil

En alguna parte de Alexis o el tratado del inútil combate, dice Marguerite Yourcenar lo siguiente: “Estamos atados por tantas ligaduras al lugar en que hemos vivido que nos parece que al alejarnos será también más fácil alejarnos de nosotros mismos”. Cuando una vida, sin importar su propio cauce, se ve orillada a dejar su lugar de origen y de residencia, hay sucesos y figuras que, por un lado, nos incitan a dar el siguiente paso, o también, por otra parte, a desistir de hacerlo y quedarse en el mismo punto. Si en algo se distingue sobremanera la literatura es en materializar esas posibilidades, siempre y cuando en aras de contar una historia y significarse con ésta de alguna manera.

Con Esto no es una canción de amor, Abril Posas se avienta a explorar ambas opciones y nos entrega una primera novela donde el quid no reside en lo que viene por delante, sino en las cosas y los casos aún presentes, mientras se toma una decisión definitiva, inclusive cuando se opte por un golpe de timón y la vida dé un giro de 180 grados.

Dos sucesos son importantes para su protagonista, Romina: la relación con su madre y la inminente desintegración del grupo musical del cual forma parte, Los Incómodos, cuya variopinta alineación se dedica a tocar covers, aplicando aquella consigna comercial de “al cliente lo que pida”. Las señales de este derrumbe continuaron de forma sutil, pero contundente, escalando en los años que siguieron. Por ejemplo, el corazón ya no se me aceleró con la misma intensidad cuando anunciaron el nuevo sencillo de mi banda favorita, sobre todo porque los músicos que sigo ya están muertos o en giras interminables de sus grandes éxitos. […] sé que no quiero novedades, sólo que me confirmen que lo que sentí hace diez o veinte años significó algo en verdad.

Para un grupo dedicado al oficio de cantar letras ajenas, la expectativa de la novedad es algo opcional, sin embargo, esto mantiene a raya cualquier inquietud propia; unirse a una común empresa sólo por complacer al público que pide (y no deja de pedir) siempre la misma canción. Anto, Yanni, Alejandro y Gonzalo son los compañeros con los que Romina comparte tanto el repertorio de “viejas confiables” como los afanes propios que buscan otros escenarios a modo. Por separado podrían describirnos como ”en potencia”, aunque tenemos la suerte de que juntos no se note tanto que estamos un poco rotos y apenas podemos mantenernos de pie con cada set que armamos. […] casi nadie nos pregunta de dónde venimos o cómo nos encontramos. A veces me gustaría contármelo, sólo por el gusto de comprobar que todavía lo recuerdo.

En alguna parte de una canción reciente de Love of Lesbian (cuyo “Club de fans de John Boy” figura en algún setlist de Los Incómodos, por cierto) dice que “la nostalgia siempre deja frágil”. Así como la protagonista añora -por así decirlo- aquellos días de versiones y presentaciones suicidas frente un público inmisericorde, también hace lo propio con su madre, cuya ausencia resuena en los recuerdos y en las canciones que persisten dentro de su memoria, como podemos ver en el capítulo 0 (a guisa de prólogo para la novela, como si se tratase de una película o de la edición especial de un álbum con grandes éxitos de ayer, hoy y siempre). Era el primer día de nuestras vacaciones de verano de 1995. No sabíamos que sería el último. Tampoco sospechábamos que trece años después, así como intentó adelantármelo, la enfermedad regresaría. Sólo que en esa ocasión la que iba a pavonearse no sería mi madre, sino la muerte.

Cada vez que la presencia de su madre sale a relucir en conversaciones familiares (a las que Romina llega subrepticiamente), se queda pensando en cómo ella sobresalía del resto de sus hermanas, qué la diferenciaba entonces; y con la música que escuchaba se podía marcar esa diferencia. Me encuentro enfrascada en una pelea entre las canciones con las que crecí de niña y las que conocí por mí misma en los 90, así que el algoritmo de mi reproductor debe estar haciendo cálculos de mis mezclas. No son duras, no me he perdido todavía en las garras de una cumbia, pero ya estoy presa en las redes de un poema. (¿Brecha generacional, acaso?)

En el proceso de aceptar tanto la separación como la ausencia, Romina acepta que lo único seguro en la vida son las canciones que llevamos en el playlist de nuestros recuerdos, incluso si éstos no fueron del todo halagüeños. Mi único consuelo es que más tarde […] olvidaremos cualquier tipo de cicatriz, nueva o antigua, con las canciones que nos hicieron llorar y con las que nos salvamos la vida.

Con todo, en Esto no es una canción de amor persiste aquella idea de Marguerite Yourcenar de que son tantas las cosas que nos unen al lugar donde se reside, y por más que se busque el alejamiento, el repertorio de vivencias nos recuerda el vaivén de una vida entre canciones, tercamente vivida de principio a fin. Aunque a primera vista esta novela de Abril Posas sorprenda por su brevedad, no así con su cuidada prosa y el detallado diseño de sus personajes, con los cuales es ineludible identificarse (para bien, para mal); con un libro de cuentos y desde ahora, una novela, nos encontramos frente a una escritora muy comprometida con su oficio de narrar y de serle fiel a la historia que desea narrar desde el fondo de sí.

En ustedes queda reconocerlo de buenas a primeras. (Que así sea.)

Abril Posas. Esto no es una canción de amor. Guadalajara, México, Paraíso Perdido, 2020 (Taller del Amanuense, 55).

 

babelises@hotmail.com

@Cliobabelis

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedInPrint this page

Tiempo al tiempo

Escrito por Flor y Látigo el . Posteado en Colaboración Ciudadana, Información General

El programa Tiempo al tiempo nos remonta a la época de la conquista española y el primer encuentro entre Hernán Cortés y la Malinche, a quien tuvimos la oportunidad de entrevistar para que nos platicara más a fondo sobre su papel en este periodo, cómo su nombre ha sido manchado con el paso de los años, y tuvo la oportunidad de reivindicarse después de tanto.

 

Créditos:

PRODUCTOR: ROBERTO CERNA CORRALES

ASISTENTE PRODUCCIÓN:KAREN SANABRIA ROA

LOCUTOR 1: LUIS ENRIQUE RAMÍREZ FERRER

LOCUTOR 2: LEONARDO HERRERA FLORES

MUSICALIZADOR: LUIS ENRIQUE TORRES BAUTISTA

REPORTERAS: ZAIRA URBÁN PARRA, YAZMÍN LÓPEZ RIVERA, IVONNE MONSERRAT MENDOZA LUNA

GUION: JUAN PABLO CRUZ GALVÁN, ROBERTO ADRIÁN ARTEAGA RODRÍGUEZ, KAREN SANABRIA ROA

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedInPrint this page
Emmanuel Carballo

LEGADO DE VERDADES

Escrito por Ulises Velazquez Gil el . Posteado en La Marcha de las Letras

Ulises Velázquez Gil

Cada vez que leo un libro de memorias y autobiografías, siempre me hace mella aquella frase que Raymundo Ramos consigna en su conocido estudio y antología: “Recordar es un arte difícil”. Y no es para menos, porque en el empeño de hacer corte de caja de toda una vida, suelen aparecer otros recuerdos que pudieron revocar una postura irrebatible, o atenuaron una polémica entonces férrea y furibunda. De cualquier manera, volver a conocidos sucesos y figuras refrenda nuestro propio vaivén de vida.

Después de dos volúmenes de índole memorialista, Emmanuel Carballo (1929-2014) da cierre a esa etapa con otro similar, en apariencia fragmentario, pero que añade, sazona o refrenda algo de lo dicho previamente: Párrafos para un libro que no publicaré nunca, que se compone por 96 textos, entre ensayos, cartas y notas al vuelo sobre escritores, libros e instantáneas personales de un escritor que ejerció, férreamente, el oficio de la crítica, con todo y altibajos.

De 1953 a 2011 -fechas del primer y del último texto, respectivamente-, se da cuenta del proceso (también del progreso, cabría notar) de un escritor frente a su oficio y del cómo éste le atrajo aciertos que fallas, pero aprendizajes constantes por encima de todo. Desde hace unos cuantos años algunos de los poemas escritos en México se me caen de las manos. Sobre todo si se trata de los escritos por nuestros poetas recién llegados. Casi todos ellos (poetas y poemas) inducen a jugar a los acertijos. Lectores y críticos, al leerlos, nos convertimos en vulgares eruditos de heráldica. A primera vista, nos parece que Carballo hizo una radiografía puntual de la poesía de cuño reciente, pero al checar el año de escritura, se descubre -no sin sorpresa- ¡que es de 1953!, lo que nos lleva a pensar que no hay nada nuevo bajo el sol… por ahora.

Como ocurrió con su Diario público (volumen intermedio entre Ya nada es igual y el libro que ahora nos ocupa), se pasa revista a la vida cultural de México en décadas recientes, con la salvedad de que estos párrafos vienen a matizar nociones expuestas con antelación, o también para develar su otra cara, no tan halagüeña que digamos. Encuentro esta dualidad de miradas en “Las dos muertes de Martín Luis Guzmán”: Qué paradoja para los críticos en blanco y negro que un hombre ganado por el sistema sea, en el fondo de sí mismo, un iconoclasta, un disidente y un escritor de protesta. Cuando el hombre pacta con el gobierno, el escritor enmudece. A partir de ese instante, la literatura deja de tener sentido, razón, alas. Aunque Carballo no deja de reconocer la genialidad de uno de sus grandes maestros -cuya mención se prodiga al vaivén de las páginas, digno es resaltarlo-, sí le echa en cara su posterior significación. (Al final del día, su obra le sobrevive…)

Una peculiaridad de estos Párrafos… es la alternancia de pequeños ensayos (que nos remiten a sus Notas de un francotirador) con cartas dirigidas a distintos corresponsales (de José Lezama Lima y Julio Cortázar hasta familiares y amigos) e inclusive dos que tres anotaciones sobre el oficio de la crítica, por parte de un implacable y respetado exponente. Y lo más sorprendente, descubrir que aquellas consejas siguen más vigentes que nunca. Cada generación en cuanto obtiene la credibilidad que le dan las obras trascendentes publicadas por sus miembros lo primero que hace es modificar la lista de los escritores sobresalientes que redactó la generación en retirada a la cual va a sustituir. Quita a algunos viejos para colocar a algunos jóvenes talentosos. […] Al crítico le corresponde poner orden, ser el cronista de un momento (o de varios momentos sucesivos) de la literatura de un país. […] El verdadero crítico cuando madura aprende a mirar amigos y enemigos como autores a secas, en unos casos más capaces y en otros menos talentosos; lo demás es lo de menos. (En tiempos donde los dictados del gusto se someten al capricho del hype, es necesario atender comedidamente la preceptiva de un crítico con hartas horas de vuelo, que hoy en día echamos en falta.)

Una vez que llegamos a la última página de este libro, cabe la siguiente pregunta: ¿por qué Carballo es enfático en decir que no publicaría estos párrafos? Ante dicho cuestionamiento, me viene a la mente el escritor Emil Cioran y la decena de cuadernos que dejó a su muerte, bajo la instrucción de destruirlos, y en los cuales el franco-rumano escribió cosas sólo reservadas para la secrecía o el descargo personal, y que, dichas a las figuras allí mencionadas, multiplicaría los, de por sí, bastantes malentendidos.

No dudaría ni un ápice que también pase lo mismo con Carballo, con la salvedad de que muchas de sus apreciaciones y juicios sólo confirmen la perspectiva adquirida en lecturas anteriores. En este ejercicio de autocrítica, me viene a la mente el Pro domo mea que Jean Meyer publicó a tres décadas de su obra capital, La Cristiada, a guisa de ajuste de cuentas o, quizá, como justa valoración del camino andado. A lo largo de cincuenta y tantos años he tratado de ser fiel a mí mismo y congruente con las ideas en las que sustenté y sustento mis tareas como escritor y hombre preocupado por sus compatriotas. […] Supongo que a las personas como yo la historia oficial nos juzgará con simpatía. Quisimos cambiar el mundo y no pudimos.

Con Párrafos para un libro que no publicaré nunca, Emmanuel Carballo cierra una trayectoria de ímpetus críticos, así también la de participante de una época pródiga en expresiones y en lecturas, ambas susceptibles de justipreciarse y después colocar sucesos y cosas en el lugar que les corresponde: legado de verdades a la espera de hallar a su destinatario. Por la procedencia variopinta de los textos, encuentro cierta afinidad con los que Fernando Fernández nos comparte en su blog, de nombre Siglo en la brisa, donde ensayos de breve extensión y notas al vuelo se suceden con franqueza y fidelidad, entre la celebración y el aprendizaje constantes, cualidades dignas de un escritor comprometido con la página de cada día.

La última -de muchas palabras- queda a disposición de ustedes, de principio a fin. (Que así sea.)

Emmanuel Carballo. Párrafos para un libro que no publicaré nunca. México, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes-Dirección General de Publicaciones, 2013 (Memorias Mexicanas).

 

babelises@hotmail.com

@Cliobabelis

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedInPrint this page

“La diferencia hace al político”

Escrito por Manuel Castañeda Riou el . Posteado en Información General, Parador Político

Vamos rumbo a la conclusión de lo que será uno de los gobiernos más comprometidos con las causas justas, con los idearios del noble ejercicio del poder, con una clase política diversa pero comprometida con los aspectos preocupantes de la agenda pública que traía ya desde mucho tiempo el Presidente Andrés Manuel López Obrador (que nos guste o no, será recordado por muchos como un verdadero hombre de Estado, con visión de su coyuntura política y de juicio justo; para los tiempos que se están viviendo y por otro lado será enjuiciado con toda la madera política –a la cual se le prenderá fuego, para que hierva todo lo que pueda-, sobre todo por aquellos que según su visión <> traiciono a los intereses inmediatos a las tranzas a la cuales estaban acostumbrados, que exhibió más de una vez como vulgares políticos con cero compromiso social y que sólo pensaban en los billetazos (negociazos al amparo de poder público y de los influencias acostumbradas) y no en el compromiso público-político que tienen esos cargos <>.
Así las cosas, se irá zanjando todo un panorama político que abrirá las puertas del infierno electoral <>, para el regocijo de todos aquellos que se fueron de la administración pública con la mente llena de odio, porque ya no se les dejó robar, tracalear o bien abusar del puesto. Sin embargo, y a pesar de ello, hay una sociedad cada vez más comprometida con el cambio verdadero, atento de todo lo que está pasando en la palestra política del país y de todo aquello que está aconteciendo en la toma de decisiones que el presente gobierno ha llevado a cabo (aunque se molesten los aprendices de brujo). Ya que saldrán las comparaciones entre los otros gobiernos del pasado y del actual, sobre todo sus esbirros de la “comunicación de paga y sus diversos analistas a modo; bosquejarán panoramas y porvenires sobrios, camuflajeados de crisis tristes en el futuro por venir, ya que no tendrán un discurso conciliador-argumentativo, estarán prestos a todas las trampas, a las vociferaciones sin sentido (serán solo repeticiones del mismo leguaje golpeador que hemos venido padeciendo desde hace mucho tiempo).
Por otra parte, la sociedad comprometida con la visión de estado y de país, tendrá que leer con detenimiento esas y otras cuestiones de fondo, ya que sin estas u otras lecturas que se puedan ir presentando, no estaremos a la altura de lo que se nos deja, para que no se no vuelva a perder el rumbo hoy por hoy dignificado políticamente.
Por lo pronto Obrador, colaboradores y su gente más cercana, tendrán que tener bien claro una sola cosa o llegan unidos a ese día o se volverá a la época de las rupturas cavernarias de la política mexicana, los caprichos y los desquites de manera violenta que afectará una vez más el panorama político-electoral. Y por otro lado si llegan unidos, entorno a un verdadero proyecto de país con continuidad de los proyectos que actualmente están vigentes que se vienen dado será un futuro no sólo prometedor para este país, sino que también para la gobernabilidad que tanto se anhela.

Cosas para resonar:
 ¡Claudia Shein ha dado la cara al problema de la crisis del metro, que dirán o estarán diciendo de ella los del PRIANRDMC! “Se invita a los opositores a expresarse, sobre todo los del prianismo que tienen citas pendientes con la justicia”.
 “El agua”, grave crisis se avecina y las instituciones educativas de educación pública superior. ¿Dónde están las investigaciones?
 El que no entiende de procedimientos administrativos –no debe de estar en la administración-. “Así las cosas en el ámbito público”.
 Al INE ya le llegó la hora de rendir cuentas públicas, como a toda institución que recibe dinero público.
 En Argentina el kirchnerismo –baja en encuesta- entendible es la inflación “así están varios países”, <> propuesta racionales -claro- si es que las hay en un entorno global complejo-.

unamfescatl@gmail.com
Tw: @71carm28

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedInPrint this page

DEL CUENTACUENTO AL AUDIOLIBRO

Escrito por Ulises Velazquez Gil el . Posteado en La Marcha de las Letras

(Carta memorialista para Mónica Vargas)

Querida Mónica:

Al momento de responder al tuit que pusiste la semana pasada en tu cuenta, me devolviste la fe en un oficio que, como suele pasar, tiene sus altas y sus bajas; las primeras, en cuanto a los temas que mueven la pluma (en este caso, el teclado), mientras con las segundas, el bloqueo es el estado actual. Reconozco que el ánimo sigue presente, pero no sabía de qué escribir y es natural, porque si en algo se distingue una buena columna, es echar mano de las cosas que se tienen al alcance. (Literalmente.)

Después de escuchar (¡por vez primera!) un audiolibro, encontré la punta del hilo que compone a esta misiva. Me remontaré a mediados de los años 80, cuando supe de los llamados Cuentacuentos de la editorial Sal|vat, colección de pequeños fascículos acompañados de cassettes y elepés (vinilos, pues), con historias de la literatura universal narrados por locutores españoles. Recuerdo que fue mi mamá quien me los compraba en los puestos de revistas, y al momento en que llegaba a casa, prendía el modesto aparato modular y colocaba la cinta. Gracias a dichas grabaciones, supe de mitos griegos como La caja de Pandora o El monstruo del laberinto, cuentos harto conocidos como Cenicienta o La bella durmiente, y hasta algunos relatos de cuño más reciente (Toni y el tragamaestros, Pipo en Arcadia). Vaya, hasta supe de Rosa León, en cuya voz se inmortalizaron joyas como Debajo el botón, El barco chiquito y hasta la Canción de la vacuna, original de María Elena Walsh… y algo vigente por los días que corren.

De aquellas grabaciones, quedó en mí un gusto por escuchar una buena historia, con énfasis en la dicción y el matiz que debe darse a los personajes o a l tono con que debe conducirse la historia. (Hasta quiero pensar que mejoró un poco mi velocidad de lectura, cosa que en clase le movía un poco el piso a varios de mis compañeros…)

Pasó el tiempo, y aquellos Cuentacuentos dieron paso a las radionovelas que se trasmitían en la siempre añorada XEW. Aunque no les prestaba mucha atención (hoy lo reconozco, no sin vergüenza), era grata la escucha; de hecho, ese recurso auditivo me servía de mucho cuando leía en la clase de Español. (Ahora entiendo el porqué de mis participaciones en las ceremonias de los lunes, y hasta mi presencia en un concurso de oratoria, allá en el tercer año de secundaria…)

A veces, cuando la nostalgia me ganaba un poco la partida, volvía a la escucha de los pocos cassettes de mis Cuentacuentos, y disfrutaba de nueva cuenta de aquellas historias que inocularon en mí el gusto por la literatura, con todo y que pasaba “de panzazo” esa materia.

En mis años preparatorianos, mi compañía radiofónica la conformaban Radioactivo 98.5 y Ondas del Lago 690 am. De la primera estación, los domingos solía escuchar la retransmisión de la radionovela Kalimán (sí, la misma de “Serenidad y paciencia, pequeño Solín…”), y de la segunda, una variante más actual de la radionovela, basada en sucesos y figuras de la historia reciente. Desde Hugo Sánchez y Luis Donaldo Colosio hasta Yitzhak Rabin y Carlos Pellicer (este último en la voz de Jorge Lavat, según recuerdo), cada vida era susceptible de interés, y a guisa de complemento a las mesas de análisis que se transmitían dentro del noticiario previo. Por desgracia, ese sueño duró pocos años, hasta que la frecuencia cambió de dueño.

En años recientes, gracias a esa maravillosa grey llamada booktubers, supe de la existencia de los llamados audiolibros, ante los cuales me ganaba el escepticismo, el cual hasta hace poco vencí, por medio de “la plataforma verde”. Mi primera elección: Canción de bruma de Santi Balmes. A medida que avanzaban los cortes del audiolibro, me maravillaban los juegos de palabras y la manera con que Santi le daba énfasis a su propia obra. Y para más agua de azar, uno de los textos finales, “Palabrera”, era ni más ni menos que el poema que Joan Manuel Serrat lee al final de la canción que da nombre a El poeta Halley, álbum de Love of Lesbian, cuyo vocalista es el propio Santi.

En fin, querida Mónica, del cuentacuento al audiolibro han pasado tantas cosas, mismas que la memoria me devuelve hoy, y en afán de corresponder aquel consejo escondido en un tuit, con cuyas líneas presentes pago mi deuda hacia ti.

En espera de nuevas coincidencias, recibe mi agradecimiento y el fuerte abrazo de

Ulises Velázquez Gil

 

babelises@hotmail.com

@Cliobabelis

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedInPrint this page

DEL AIFA AL TREN MAYA, PASANDO POR EL CIRCO PANUCHO Y… ¿LA IMPOSICIÓN GABACHA?

Escrito por Juliana Castellanos Pedraza el . Posteado en Corolarios

POR JULIANA CASTELLANOS P.

 

VAYA QUE HAY BASTANTE TELA POLÍTICA-ECONÓMICA DE DONDE CORTAR EN ESTE MÉXICO DE LA ERA OBRADORISTA…

EL AIFA DESPLEGÓ SUS ALAS… TRAS AÑOS Y MESES DE CONSTANTES ATAQUES  Y DESCALIFICACIONES, POR FIN EL AIFA EN SU PRIMERA ETAPA DESPLEGÓ SUS ALAS EL 21 DE MARZO, GRACIAS AL TRABAJO DE MILITARES Y CIVILES QUE CONJUGARON RESPONSABILIDAD Y TALENTO EN UN PROYECTO QUE HIZO REALIDAD LA POSIBILIDAD DE UNA RED AEROPORTUARIA EN LAS CERCANÍAS DE LA CIUDAD CAPITAL, PARA ALIVIAR EL TRÁFICO AÉREO.

LOS BERRINCHES SE DIERON PORQUE EL NEGOCITO DEL AICM, SE LES FUE DE LAS MANOS A LOS NEOLIBERALES PRIANISTAS, QUE EMPEZARON A COMER EL PASTEL ANTES DE CONCRETAR EL SUEÑO IMPOSIBLE DE INSTALAR UNA TERMINAL DE ALTOS VUELOS EN UNA ZONA LACUSTRE, DÓNDE ESTABAN PUESTOS O LISTOS, PARA EL DOBLE NEGOCITO.

ES DECIR, EL DESARROLLO INMOBILIARIO QUE IBA A CREAR ALREDEDOR Y EL MANTENIMIENTO QUE IBA A COSTAR A LOS MEXICANOS UNA MILLONADA PARA QUE EL AEROPUERTO NO SE HUNDIERA, INCLUSO HAY QUIENES PENSARON QUE ÉSTO ÚLTIMO, IBA A GENERAR OTRA ESPECIE DE FOBAPROA CON CARGO AL ERARIO PÚBLICO; PARECIERA SER QUE SIGUEN EMPEÑADOS EN SANGRAR A MÉXICO CON TAL DE INCREMENTAR SUS NEGOCIOS E INVERSIONES.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedInPrint this page

Caricatura

  • #AbortoLegalOaxaca
    Oaxaca se convierte en el segundo estado en despenalizar el aborto. Tomada de Redes
  • BIEN ARMADO Y CIEGO
    Magú en La Jornada
  • La Ultima
    Hernández en La Jornada
  • Reconstrucción Exprés
    Magú en La Jornada
  • Despedida de alfombra roja
    Caricatura de Dario Castillejos en Twitter @Dariomonero
  • LAS TABLAS DE LA LEY. Desde el Monte SNTE.
    Caricatura de: Helio Flores en Twitter @Helioflores_mex
  • Misiles para qué?
    Caricatura de: Antonio Rodriguez en Twitter @rodriguezmonos
  • La bomba del estribo
    Magú , en La Jornada
  • "Tolerancia cero"
    La separación de familias migrantes: la nueva política migratoria de Donald Trump. Caricatura de Helio Flores
  • LO HICIERON SUYO.
    El PRIfe ya tiene otro candidato. De: Helio Flores
  • Copiando más propuestas
    Hernández, en La Jornada
  • ¡Esa bandera está al revés!
    Alarcon
  • Travesía inútil
    Magú , en La Jornada
  • La inseguridad
    Magú , en La Jornada
  • Día de Muertos más que una tradición
    Fragmento: "Quien quiera gozar de veras y divertirse un ratón, venga con las calaveras a gozar en el panteón. " Ilustración de Nelly Díaz
  • Busco a un familiar
    De Redes
  • #PerrosRescatistas
    De Redes
  • ¡Sí se puede! #FuerzaMéxico
    De Redes
  • Solidaridad ante el sismo
    Rocha, en La Jornada
  • El país del feminicidio
    Helguera, en La Jornada
  • Grandes méritos
    Hernández, en La Jornada
  • Preocupación
    Magú, en La Jornada
  • Tremendo socavón
    Helguera, en La Jornada
  • Beneficiadas
    Magú, en La Jornada
  • Susto y no.
    Magú, en La Jornada
  • Lo que quiso decir
    Hernández, en La Jornada
  • El Superespía
    Hernández, en La Jornada
  • El bloque y sus principios
    Fisgón, en La Jornada
  • Las glorias de Atlacomulco
    Rocha, en La Jornada
  • Democracia mexiquense
    Rocha, en La Jornada
  • Competencia de cinismo
    Fisgón , en La Jornada
  • Justicia expedita
    Fisgón, en La Jornada
  • Recomendación
    Magú, en La Jornada
  • Sorteando cambio climático
    Magú, en La Jornada
  • Del mazazo mexiquense
    Rocha, en La Jornada
  • Levantón
    Hernández, en La Jornada
  • Lección de la elección
    Magú, en La Jornada
  • Fin del bombardeo
    Magú, en La Jornada
  • Equilibrios
    Hernández, en La Jornada
  • Dato inexacto
    Magú, en La Jornada
  • Primero lo primero
    Magú, en La Jornada
  • Lo que le falta decir a Netanyahu
    Por Carolina Ibaladi
  • Voy a aprender...
    Por Humberto Vallejo
  • Dinero hay
    Circula en redes
  • "Educando a Nuño"
    Por: Qucho
  • FRANCIA
    Por Carolina Ibaladi
  • Abasto pleno en Oaxaca
    Helguera/ La Jornada
  • "No se preocupen, vamos bien"
    Por Carolina Ibaladi
  • Orlando
    De redes sociales
  • Yendo a la razón
    Por : Hernández/ Moneros La Jornada
  • "Soy futbolista, no actor"
    Por Carolina Ibaladi
  • Entre otros
    #MonerosLaJornada cartón de @ahelguera
  • Fassnacht, un peón más....
    Por Carolina Ibaladi
  • "Todos flotan"
    Por Carolina Ibaladi
  • "TODOS SANTOS NO SE VENDE"
    Por Carolina Ibaladi
  • Virgilio el austero
    Cartón de @monerohernandez / La Jornada
  • Tentación laica-Magú
    La Jornada Cartones
  • TAJAMAR, ¿Te animas a detenerlo?
    Por Carolina Ibaladi
  • Lo que debería y no fue...
    Por Carolina Ibaladi
  • Cumpliendo misiones
    Cartón de @ahelguera La Jornada
  • Chapo y EPN
    Mareoflores.com
  • Alianzas
    Cartón de @monerohernandez
  • Los desechos del apagón
    Por Carolina Ibaladi.
  • La verdadera campaña
    De:@fisgonmonero/La Jornada
  • Desigualdad
    Por: Carolina Ibaladi.
  • Comparar y pensar, antes de comprar
    Por: Carolina Ibaladi.
  • La reforma educativa avanza...
    Cartón de Helguera.
  • Procudrama-Hernández
    De: La Jornada
  • Indignación-Hernández
    La Jornada Cartones
  • EL ESTADISTA DE LA ONU
    Rocha/La Jornada
  • #MonerosLaJornada La investigación en su laberinto
    @fisgonmonero
  • Innegable
    La Jornada
  • No hay cupo
    La Jornada- Hernández
  • SU GRAN OBRA
    La Jornada
  • El títere de Peña Nieto
    La Jornada
  • "México y Chile se parecen"
    Por: Carolina Ibaladi

Galería

  • Fotografía: Pilar Hernández. Zócalo en la noche de Primavera (23/03/19)
  • Fotografía: Pilar Hernández. Zócalo en la noche de Primavera (23/03/19)
  • Zócalo primaveral
    Fotografía: Pilar Hernández. Zócalo en la noche de Primavera (23/03/19)
  • Zócalo en la noche de Primavera
    Fotografía: Pilar Hernández. Zócalo en la noche de Primavera (23/03/19)
  • Arcos del Sitio, Tepotzotlán
    El monumento histórico se encuentra en la sierra de Tepotzotlán y actualmente es un parque ecoturismo . Fotografía: Albar Says
  • Morelia
    Morelia, la capital de Michoacán es conformada por 271 Hectáreas, en ella hay 219 manzanas, 15 plazas y 1,113 monumentos históricos nombrados en 1991 patrimonio de la Humanidad por la UNESCO
  • Tepotzotlán, Estado de México
    Es considerado como uno de los destinos barrocos mejor conservados de México. Fotografía: Albar Says
  • Huamantla, Tlaxcala
    El hoy Pueblo Mágico se encuentra entre los destinos favoritos por las tres “T” que se descubren entre sus calles. Tapetes, Toros y Títeres. Fotografía: Albar Says
  • Mazaquiahuac, Tlaxcala
    En la actualidad el complejo arquitectónico pertenece a la Secretaría de la Defensa Nacional. Fotografía: Albar Says
  • ¡Ni perdón, ni olvido!
    Fotografíia: Pilar Hernández.
  • 50 años luchando
    Fotografíia: Pilar Hernández.
  • ESIME PRESENTE 1968-2018
    Fotografíia: Pilar Hernández.
  • México a 50 años exige justicia
    Fotografíia: Pilar Hernández.
  • Marcha 1968-2018
    Fotografíia: Pilar Hernández.
  • México 1968-2018
    Fotografíia: Pilar Hernández.
  • Marcha México 68
    2 de octubre no se olvida. Fotografíia: Pilar Hernández.
  • 50 años de México 68
    Fotografíia: Pilar Hernández.
  • México 68
    Fotografíia: Pilar Hernández.
  • ¿IFE O INE?
    Imagen que circula en redes
  • Viaje en metrobus de la L7
    Recorre de Indios Verdes a Campo Marte y disfruta de la ciudad en las alturas Fotografía: Fernando R. Tableros Minor
  • Visita a Teotihuacán
    Conociendo nuestros orígenes. Fotografía: Fernando R. Tableros Minor
  • Serpiente y Jaguar, símbolos usados en cimientos antiguos de Teotihuacán
    Hallan construcciones más antiguas que son ocupadas como cimientos y continuación de la misma pirámide. Tienen acabados de serpiente y jaguar. Fotografía: Fernando R. Tableros Minor
  • Teotihuacán
    Tomada desde la Pirámide de la Luna Fotografía: Fernando R. Tableros Minor
  • #DíaDeLaBandera
    Bandera de México en el Centro Cultural del Bosque Fotografía: Estrella V. Leonor
  • ¡Pa' que no venda su voto...!
    Fotografía: Salvador Centeno
  • #MeToo
    Manifestantes Brian Snyd durante la segunda Marcha de Mujeres anual en Cambridge, Massachusetts, EE. UU. Foto: Brian Snyd/Ruters
  • Primera superluna en Ciudad de México
    Foto: José Méndez/EFE
  • Ofrenda hasta en el trabajo
    Foto: Estrella V. Leonor
  • ¿Y quién te espera en la entreda de la casa?
    Foto: Juliana Castellanos
  • La calaca en Centro Histórico CDMX
    Foto: Carlos Tomasini
  • Ofrendas Centro Histórico CDMX
    Foto: Carlos Tomasini
  • Las huellas del sismo en la Cd. de México 10/10
    Fotografía: Manuel Castañeda Riou
  • Las huellas del sismo en la Cd. de México 9/10
    Fotografía: Manuel Castañeda Riou
  • Las huellas del sismo en la Cd. de México 8/10
    Fotografía: Manuel Castañeda Riou
  • Las huellas del sismo en la Cd. de México 7/10
    Fotografía: Manuel Castañeda Riou
  • Las huellas del sismo en la Cd. de México 6/10
    Fotografía: Manuel Castañeda Riou
  • Las huellas del sismo en la Cd. de México 5/10
    Fotografía: Manuel Castañeda Riou
  • Las huellas del sismo en la Cd. de México 4/10
    Fotografía: Manuel Castañeda Riou
  • Las huellas del sismo en la Cd. de México 3/10
    Fotografía: Manuel Castañeda Riou
  • Las huellas del sismo en la Cd. de México 2/10
    Fotografía: Manuel Castañeda Riou
  • Las huellas del sismo en la Cd. de México 1/10
    Fotografía: Manuel Castañeda Riou
  • #Mina
    Foto: UNAM
  • #Frida
    Foto: Notimex
  • #Hueso
    Foto: UNAM
  • #FuerzaMéxico
    Fotografía: Alejandro Velázquez/Reforma
  • Fumarola en flor
    Pintora Adriana del Valle Lehne. Óleo sobre tela. Medidas 80 x 80 cm. 2012
  • Visita exprés Tepotzotlán
    Fotografía: Estrella V. Leonor
  • #Guelaguetza de Oaxaca.
    Foto: Notimex
  • Volcán Popocatépetl
    Foto: (Notimex- Carlos Pacheco)
  • Gotas en la Ciudad
    Foto: (Notimex-Jorge Arciga)
  • http://florylatigo.org/?page_id=10741
    Foto: Notimex-Isaías Hernández
  • Protesta en Caracas
    Protesta en Caracas, Venezuela Foto: Reuters
  • ¡No más luto!
    Octavo aniversario del incendio en Guardería ABC Foto: Juliana Castellanos
  • Sigue la impunidad en caso Guardería ABC
    Foto: Juliana Castellanos
  • Elección
    Foto: Notimex
  • La Isla, Ixtapa Zihuatanejo
    Fotografía: Stephanie Hernández
  • Lienzo charro, Tepotzotlán
    Fotografía: Stephanie Hernández
  • Navegando, Ixtapa Zihuatanejo
    Fotografía: Stephanie Hernández
  • Cristo Roto
    Fotografía: Stephanie Hernández
  • Cristo
    Fotografía: Juliana Castellanos
  • Sobre carretera
    Fotografía: Stephanie Hernández
  • Atardecer, Morelia
    Fotografía: Stephanie Hernández
  • Un Día Sin Inmigrantes
    Paralización como protesta contra las políticas del presidente Donald Trump. Foto: AP
  • "Luna de nieve" o "Luna de lobo"
    Foto: Diego AER
  • Tercer día de protesta Naucalpan
    Continua bloqueo en Naucalpan, Foto: Eduardo Leonor
  • ¡Ya basta!
    En Naucalpan un grupo de personas organizando los alimentos para apoyar a los transportistas que mantienen bloqueada la carretera Naucalpan-Toluca.
  • Reciben el 2017 en el Ángel de la Independencia
    Exhibición de juegos pirotécnicos que preparó el Gobierno de la Ciudad de México como parte de los festejos. Foto: Cuartoscuro
  • CAOS
    Pintora Adriana del Valle Lehne Óleo sobre tela. 120 x 150 cm. 2016
  • Luna llena
    Se puede observar a la Luna más grande y brillante en casi siete décadas, por que el satélite se ubica en su punto más cercano a la Tierra desde 1948 Foto: Cuartoscuro
  • DISCURSOS
    Pintora Adriana del Valle Lehne Óleo sobre tela. Medidas 90 x 97 cm. 2012
  • ATARDECER
    Pintora Adriana del Valle Lehne Óleo sobre tela con polvo mármol. Pintora Adriana del Valle Lehne Medidas 80 x 120 cm. 2014
  • Catrinas en desfile
  • La Catrina de Tultepec
    En el Municipio de Tultepec instalaron una Catrina que mide 15 metros de altura. Foto: Veronica Leonor
  • Puebla, Centro Histórico
    Corredor de ofrendas en inmuebles del centro histórico de Puebla, FOTO: CARLOS PACHECO/ NOTIMEX
  • Catrina sin importar
    Procesión de Catrinas en Paseo de la Reforma. Foto: Cuartoscuro
  • Procesión de Catrinas
    En Paseo de la Reforma. Foto: Cuartoscuro
  • Catrina
    Alistan desfile por Día de Muertos (Moisés Pablo/Cuartoscuro)
  • Bellas Artes iluminado
    Foto: Estrella V. Leonor
  • Torre Latino
    Foto: Juliana Castellanos Pedraza
  • Danza en Veracruz
    Foto: Juliana Castellanos Pedraza
  • Ángel de la Independencia
    Foto: Juliana Castellanos Pedraza
  • Águila
    Foto: Juliana Castellanos Pedraza
  • Escultora Perla Barrera
    Expo: "Hombres de palo, hombres de madera" Foto: Juliana Castellanos Pedraza
  • Baile
    Foto: Juliana Castellanos Pedraza
  • #LutoyLucha
    Foto: Juliana Castellanos Pedraza
  • Papalote
    Foto: Juliana Castellanos Pedraza
  • Veracruz
    Foto: Juliana Castellanos Pedraza
  • Olas de mar
    Foto: Juliana Castellanos Pedraza
  • Escultora Perla Barrera
    Expo: "Hombres de palo, hombres de madera" Foto: Juliana Castellanos Pedraza
  • ¡Vacaciones!
    Foto: Juliana Castellanos Pedraza
  • Foto: Juliana Castellanos Pedraza
  • Foto: Juliana Castellanos Pedraza
  • Luces en el tunel carretera México-Tuxpan
    Foto: Juliana Castellanos Pedraza
  • Postales del mar
    Foto: Juliana Castellanos Pedraza
  • Tradiciones
    Foto: Juliana Castellanos Pedraza
  • Postal de un durmiente
    Foto: Juliana Castellanos Pedraza
  • Escultora Perla Barrera
    Expo: "Hombres de palo, hombres de madera" Foto: Juliana Castellanos Pedraza
  • Guardería ABC
    Foto: Juliana Castellanos Pedraza
  • Teatro Juárez
    Foto: Estrella V. Leonor
  • Teatro Morelos
    Foto: Estrella V. Leonor
  • No Queremos Carpetazo
    Foto: Juliana Castellanos Pedraza
  • Danza Veracruz
    Foto: Juliana Castellanos Pedraza
  • Flor Ave del Paraíso
    Foto: Estrella V. Leonor
  • Bloqueo de la Sección 22 de la CNTE en la carretera federal Oaxaca-Puebla
    Foto Cuartoscuro
  • Marcha CNTE 26 junio
    De Redes/ Liliana Canales
  • Matanza en bar de Orlando
    Tomada de : www.europapress.es
  • Marcha Politécnica
    Foto: Cristina Rodríguez/ La Jornada
  • Foto: Juliana Castellanos
  • VERACRUZ
    Foto: Juliana Castellanos
  • "El pajarito que vuela libre por Chapultepec; se hace llamar Eloy"
    Fotografía de Alan Martínez
  • Veracruz
    Foto: Juliana Castellanos Pedraza
  • Virgen de Plata para Papa Francisco
    Foto: Manuel Castañeda Riou
  • Candelaria
    Por: Juliana Catellanos Pedraza
  • Veracruz
    Por Juliana Castellanos Pedraza
  • "365 Nichos de la Ciudad del Trueno"
    Georg Arnim Aponte Morales
  • "Fósil y Tiniebla"
    Georg Arnim Aponte Morales (Foto de celular)
  • "Silhouettes and the Sea of Clouds"
    Georg Arnim Aponte Morales
  • "We share the Lament of Images"
    Georg Arnim Aponte Morales
  • "Servizio d'Amore Tutto il Giorno"
    Georg Arnim Aponte Morales
  • "New Yorker Abstraída" (Foto de Celular)
    Georg Arnim Aponte Morales
  • "Nydia and the Softness of Sound"
    Georg Arnim Aponte Morales
  • Ofrenda de Juguetitos y artesanías
    Ciudad de México Por: Isela Díaz
  • Foto: Juliana Castellanos
    La edad no es un obstáculo
  • Foto: Juliana Castellanos
    No hay edad para leer
  • MUSEO DE BELLAS ARTES, EXPOSICIÓN DE MIGUEL ÁNGEL, SEP-2015/ 1
    FOTOS DE FERNANDA MARTÍNEZ
  • MUSEO DE BELLAS ARTES, EXPOSICIÓN DE MIGUEL ÁNGEL, SEP-2015/ 2
    FOTOS DE FERNANDA MARTÍNEZ
  • LUNA LUNERA SOBRE EL PUERTO DE VERACRUZ
    Marzo 2015, FOTO. Juliana Castellanos
  • Tlatelolco 68
    Foto tomada de rubenluengas.com
  • Elena Poniatowska hoy en la marcha por la Indignación rumbo al zócalo capitalino
    Desinformémonos
  • UN AÑO DESPUÉS LA HERIDA SIGUE ABIERTA. #NIPERDÓNNIOLVIDO
    Desinformémonos
  • "Fue el estado"
    Foto: Juliana Castellanos Pedraza
  • Foto: Isela Díaz
    Centro de San Cristóbal de las Casas, Chiapas.
  • Foto: Isela Díaz
    San Cristóbal, Protesta Indígena
  • Twitter: @Tapirofotografo
  • Instagram: Rubén Espinosa
  • NI UNA MÁS
    JORGE DE LA PEÑA MARTÍNEZ
  • José Carlos Robles Montaño
    Así recordamos al periodista José Carlos Robles Montaño, socio fundador de Flor y Látigo. Foto del archivo de Rodolfo González S, 2014
  • Por PILAR HERNÁNDEZ, MARZO DE 2015
  • FESTIVAL DE GLOBOS AEROESTÁTICOS, PORTAL INFORMATIVO TEPOZOTLÁN PUEBLO MÁGICO FOTO: JUAN ALBERTO VEGA, ABRIL 2015

Galería 2

  • El metro en contigencia sanitaria por el COVID-19
    Estación del Metro, Salto del Agua. Foto: Alfredo Martínez
  • Entrada a Celebrando la Eternidad
    Entrada Bosque de Chapultepec. Celebrando la Eternidad. Fotografía: Estrella V. Leonor
  • Celebrando la Eternidad
    Celebrando la Eternidad en el Bosque de Chapultepec. Fotografía: Estrella V. Leonor
  • Celebrando la Eternidad II
    Fotografía: Estrella V. Leonor
  • Celebrando la Eternidad I
    Fotografía: Estrella V. Leonor
  • Parque Ecológico Xochitla
    Ofrenda de Día de muertos Parque Ecológico Xochitla en Tepotzotlán Fotografía: Estrella V. Leonor
  • El xoloitzcuintle.
    elebrando la Eternidad. Fotografía: Estrella V. Leonor
  • Grabados de José Guadalupe Posada
    Celebrando la Eternidad. Fotografía: Estrella V. Leonor
  • Ofrenda Monumental Tepotzotlán
    Fotografía: Estrella V. Leonor
  • Día de Muertos en Tepotzotlán
    Día de muertos en Tepotzotlán Fotografía: Estrella V. Leonor
  • Catrina 2019
    Catrina en Tepotzotlán Fotografía: Estrella V. Leonor
  • Ecos del 15 de septiembre...
    Fotografía: Irma Váldez
  • Ecos del 15 de septiembre...
    Fotografía: Irma Váldez
  • Mar
    Fotografía: Carolina Bello
  • Olas de mar
    Fotografía: Carolina Bello
  • Paisaje de playa
    Fotografía: Carolina Bello
  • Nubes
    Fotografía: Carolina Bello
  • Paisaje de carretera
    Fotografía: Carolina Bello
  • Playa
    Fotografía: Carolina Bello
  • Camino a la pirámide del Sol, Teotihuacán
    Fotografía: Estrella Vianey Leonor Torres
  • Vista de la pirámide de la Luna
    Fotografía: Estrella Vianey Leonor Torres
  • Paisaje de Teotihuacán
    Fotografía: Estrella Vianey Leonor Torres
  • Pirámide del Sol, Teotihuacán
    Fotografía: Estrella Vianey Leonor Torres
  • Paisaje panorámico de Teotihuacán
    Fotografía: Estrella Vianey Leonor Torres
  • Pieza del museo de la Cultura Teotihuacana
    Fotografía: Estrella Vianey Leonor Torres

info

  • ¿Sabes quién fue Juan Ruiz de Alarcón y Mendoza?
    Escritor novohispano del Siglo de Oro. Elaboración: Estrella Vianey Leonor Torres.
  • Dolores del Río, una leyenda en México y el mundo.
    Un día como hoy, 02 de agosto, nace Dolores del Río, primero actriz latinoamericana que triunfa en Hollywood. Elaboración: Estrella Vianey Leonor Torres
  • Hace 162 años se emitió la primera estampilla postal en México
    1 de agosto de 1856 salió a la venta los primeros sellos postales de México en la ciudad capital. Elaboración: Estrella Vianey Leonor Torres
  • Familias Separadas
    En solo seis semanas, 1,995 niños han sido separados de sus familias. ¿Qué está pasando en la frontera sur de Estados Unidos? Infografía: Pictoline
  • Una manera diferente de ver el mundo
    2 de abril Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo Elaboración: Estrella Vianey Leonor Torres
  • Elvia Carrillo Puerto "la monja roja"
    "Recordada por su lucha encendida en favor de los derechos de las mujeres, principalmente las indígenas, campesinas mayas y las obreras mexicanas".
  • En México, cada policía debe vigilar a 373 habitantes.
    Elaboración: Estrella Vianey Leonor Torres
  • #DíaMundialDelTeatro
    Elaboración: Estrella Vianey Leonor Torres
  • ¿Cuánto ganan los mexicanos al mes?
    Elaboración: Estrella Vianey Leonor Torres
  • Centenario de la Constitución de 1917
    Elaboración: Estrella Vianey Leonor Torres
  • El narcotraficante más poderoso del mundo
    Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán Loera fue extraditado a los Estados Unidos Elaboración: Estrella Vianey Leonor Torres
  • Resultados de la prueba realizada los pasados 25 y 26 de junio para acceder a la educación medio superior en México. Elaboración: Estrella Vianey Leonor Torres