Autor del archivo

LA DESGRACIA DE LA ECONOMÍA Y LAS FINANZAS MEXICANAS

Escrito por Juliana Castellanos Pedraza el . Posteado en Guliana en el País de las Desmaravillas

Si el sexenio de José López Portillo (1976-1982) -¿el último revolucionario?- fue devastador para México por dos hechos significativos: la caída abrupta del mito de “la administración del cuerno de la abundancia petrolera” y “el atroz saqueo a las finanzas”; lo que vendría después con los gobiernos tecnócratas, sería una amarga pesadilla de la cual no pueden despertar todavía -¿ni despertarán?- millones de mexicanos.

De Miguel de la Madrid hasta Enrique Peña Nieto, no ha habido sexenio alguno en que los habitantes de este país puedan sentir un verdadero respiro en lo que toca a su particular (micro) economía, la del bolsillo que evidencia mejoría y bienestar propios y no sólo para la élite político-empresarial que controla el poder; lo peor del caso es que ello parece agravarse irremediablemente en los inicios el siglo XXI.

Los llamados gobiernos neoliberales, no han hecho otra cosa más que administrar las desgracias domésticas y así cumplir los particulares intereses del Consenso de Washington, para el cual trabajan a satisfacción, traicionando los intereses de la tierra que los vio nacer.

La mayoría de los presidentes mexicanos, sus secretarios de Hacienda, los titulares del Banco de México y los responsables de otras carteras estratégicas del sector económico-financiero, fueron formados en las universidades estadounidenses bajo la única mentalidad de favorecer al mercado, centro de atención para fortalecer al capital y a sus beneficiarios, más allá del río Bravo.

Han sido más de tres décadas –de 1982 para acá- llenas de sacrificios para el grueso de la población, lo que ha incrementado inexorablemente la pobreza y con el ello la precariedad de la calidad de vida.

ALHARACA MEDIÁTICA EN TORNO A LA RECAPTURA DE JOAQUÍN GUZMÁN

Escrito por Juliana Castellanos Pedraza el . Posteado en Guliana en el País de las Desmaravillas

Aunque la acción comenzó en Sinaloa a las 4.30 horas de este viernes 8 de enero, la información oficial comenzaría a fluir para el ciudadano, después de mediodía. ¡¡¡Por fin, una buena para el gobierno federal!!!, luego de tantos reveses, señalamientos, exhibidas, burlas y tumbos y más tumbos tras el numerito del pasado once de julio, cuando se informara de la segunda ¿fuga? de uno de los pilares del Cártel de Sinaloa.

Y con la confirmación de la misión cumplida, llegó el abuso mediático institucional que todo el día hasta el “chou” nocturno en horario triple AAA, bombardeara una y otra vez a la gente de a pie, todavía incrédula de un evento que entrecomillas dará un poco de respiro a la reputación gubernamental que habita los pinoles.

Los aliados de la radio y la televisión –celosos de la tarea informativa y opinativa que les conviene- dieron rienda suelta a tan significativa recaptura, la segunda en su haber para el “Chapo” que desde esta noche retornó a su “hogar”, contradiciendo lo que horas antes se había descartado, regresarlo al Cefereso del Altiplano, justo el lugar de donde emprendió la graciosa huída para sucumbir casi 180 días después ante la llamada irresistible de rendirle pleitesía al séptimo arte, con una película autobiográfica.

Notas, comentarios, crónicas, reportajes, entrevistas con especialistas, sondeos, publicación de tweets… hasta la cadena nacional;  en fin todos los recursos periodísticos disponibles –hasta la náusea- tanto informativos como de opinión para no sólo enmarcar sino magnificar la tarea gubernamental hasta ahora cumplida, luego de seis meses quizá de presiones del vecino de Washington o por hacerse notar en próximas apoyos económicos –por cierto recortados- del Plan Mérida, porque según trascendió el enojo de los cara pálidas sí dolió.

ALERTA ROJA EN MÉXICO

Escrito por Juliana Castellanos Pedraza el . Posteado en Guliana en el País de las Desmaravillas

No podía ser más devastador el inicio del nuevo año 2016 en México, un país que va de mal en peor en todos los órdenes, pese a los discursos y spots oficiales que a diario saturan y enmuinan a los ciudadanos, porque simple y sencillamente chocan con la cruda realidad que se vive, enfrenta o padece.

Las malas noticias de inseguridad y violencia en varios puntos de la geografía nacional nunca descansaron durante el pasado asueto navideño y tras las campanadas, los brindis y los abrazos de año nuevo; los focos rojos se prendieron en automático cuando como reguero de pólvora la mañana del sábado dos, trascendió el homicidio de la edil perredista Graciela  Mota que horas antes había rendido protesta en el municipio de Temixco, Morelos.

Cifras que a diario incrementan la terrible numeralia que tiene devastado a un pueblo que vive entre el miedo y la incertidumbre de enfrentar en cualquier momento algún evento criminal; hechos que se pierden inexorablemente entre las cuentas alegres que cada vez que se puede, los gobernantes festinan con ¿exitosos operativos policíacos-militares?

Si bien el alivio de los aguinaldos brindó un respiro económico a contadas familias del país -pues millones enfrentan contratos tramposos sin prestaciones ni beneficios- los precios de los productos y servicios se dispararon como nunca, al fin y al cabo que los créditos y los empeños estarán de moda para enfrentar quizá la que será la peor cuesta de ¿enero?… más bien de febrero, marzo, abril, mayo, junio, julio, agosto, septiembre, octubre, noviembre y diciembre de este año bisiesto.

CORRUPCIÓN, IMPUNIDAD, INJUSTICIA, MENTIRA Y AUTORITARISMO; LOS CINCO JINESTES APOCALÍPTICOS DE MÉXICO

Escrito por Juliana Castellanos Pedraza el . Posteado en Guliana en el País de las Desmaravillas

Pasa el tiempo y México va de mal en peor, en todo o casi todo lo que provenga de la esfera política-empresarial, que nos hemos cansado de repetir… ¡se afana en desgobernar!

Triste que ello suceda en un país que bajo otras condiciones políticas, sociales y económicas sería una gran potencia y no la que a diario los mensajes triunfalistas oficialistas se encargan de subrayar –y lo que es peor repetir y saturar hasta la náusea- en el imaginario colectivo de paisanos, que a decir verdad no les creen.

Al respecto bien valdría mostrar algunas perlas que no sólo mueven sino indignan el espíritu…

Derechos humanos: como era de esperarse el país, gracias a sus gobiernos autoritarios prianistas, desde hace décadas viene reprobando la materia que a nivel internacional nos exhibe bien y bonito. Hace poco se tuvo de visita a los comisionados de dos organismos internacionales -OEA y ONU-  y los severos llamados de atención amargaron a la alta burocracia que luego luego gritó a los cuatro vientos su desacuerdo –recuérdese la postura ipsofacto institucional del subsecretario Campa Cifrián-,  en lo que toca al caso de Ayotzinapa, amén de los de Tlatlaya, Apatzingán y Tahuato; como otros tantos más acontecidos tiempo atrás y que esperan ¡¡¡JUSTICIA!!!  Los de arriba, se comportan cómo si realmente se esmeraran en resolverlos y no en enredarlos como lo estamos divisando desde hace un buen. ¿Será que fue el Estado?

AYOTZINAPA, A UN AÑO…

Escrito por Juliana Castellanos Pedraza el . Posteado en Guliana en el País de las Desmaravillas

¡43!, el número lo dice todo. Son jóvenes, inquietos, alegres y soñadores de un mundo posible. Desaparecieron una noche oscura de ataque certero, con sangre y fuego, de caos total. Un año después, se les evoca como estrellas titilantes en un cielo azul, sereno, esplendoroso.

Los 43, son orgullosos hijos de la Normal Rural Isidro Burgos, semillero de conciencia social, espíritu agrario y lucha eterna contra tantas y tantas injusticias y afrentas en tierra guerrerense.

Ayotzinapa –pese a todo- se levanta para forjar pacientemente el anhelo y la certeza de que un día no lejano, regrese el caballero águila que haga justicia a quienes -una, otra y enésima vez- han muerto, desaparecido, o han sido torturados o humillados.

Y para que sus rostros se tengan presentes, cada noche en forma puntual –a las diez-, se pasa lista y uno a uno los nombres de los normalistas de Ayotzi retumban en cada carácter twittero, en el grito limpio de un pueblo cansado y lastimado, en el eco cotidiano de un país y más allá de sus fronteras.

365 días han estado por doquier, lo mismo en América que en Europa, que en Iguala o la Ciudad de México. En marchas y plantones, conferencias de prensa, foros internacionales, reuniones con expertos, círculos académicos.

DEMAGOGIA Y POPULISMO, LOS ESPEJOS EN LOS QUE SE REFLEJA LA ADMINISTRACIÓN PEÑANIETISTA

Escrito por Juliana Castellanos Pedraza el . Posteado en Guliana en el País de las Desmaravillas

“Queremos hacer un esclarecimiento de los hechos y vamos a tratar de llegar a la verdad”, declaración de Carlos Beristain experto en derechos humanos e integrante del GIEI, sobre el caso Ayotzinapa, 2014.

Enrique Peña Nieto con aire triunfalista e infinito protagonismo, el pasado miércoles 2, pronunció un mensaje con motivo del 3er. informe de su decadente administración.

Ante 1500 invitados de élite, entre su gabinete -legal y ampliado-, gobernadores y jefe de gobierno, invitados especiales y la clase empresarial -la mayor parte cómplice en sus acciones de despojarnos de recursos -naturales y no-  y ofrecerlos en venta de garage nacional e internacional, el mexiquense recobró la respiración política-tecnócrata.

Es decir, la de sentirse aplaudido y apoyado –sólo 120 minutos- por quienes su gobierno de una manera u otra, ha amparado y protegido pese a la ley, a través de licitaciones, espaldarazos, inversiones, elusión o evasión de impuestos, calidad de socios, asignaciones, amiguismos o compadrazgos.

Cínicamente y sin temor al menor señalamiento público, fueron observados los señores: Konrenfeld extitular de la Conagua cuya fotografía subida a internet le costó la chamba; el dueño del grupo Higa, Juan José Hinojosa, enredado en penosos asuntos residenciales como el más exonerado de la casita blanca y el de Malinalco,  Claudio X. González precursor de la privatización educativa y el descrédito masivo magisterial, o el impune Larrea, zar minero causante de tanta tragedia en el sector tan beneficiado por los panistas Fox y Calderón.

Más de dos horas de realidades irreales de un país de ficción o inexistente, pues por ningún lado se refirió un certero diagnóstico de cómo está un territorio que por todos lados se hunde, peor todavía con las maquilladas cifras oficiales que sólo a la alta burocracia y a los señores de cuello blanco, enorgullecen.

El mensaje fue un homenaje de cuerpo y alma a las mentadas doce deformas estructurales que a más de 120 millones de compatriotas ni convencen ni benefician. Tal pareciera que el llamado protocolario en Palacio Nacional era, para contar mentiras al grueso de la población y alentar sólidas expectativas de prosperidad –financiera y económica- para la alta burocracia y los honrados-honestos empresarios de gran alcurnia; sectores ni a los que no importa ni conmueve la tragedia nacional.

De bote pronto, el populismo y la demagogia afloraron floridamente del léxico peñaniestista y aunque pretendieron llamar la atención sobre su enemigo político –mas no adversario- rumbo al 2018, el centro de los reflectores jamás experimentó que esas cualidades representan justo los espejos que cada día del sexenio, reflejan su actuar y hablar.

Soberbia, sobreactuación, falta de empatía y autocrítica; caracterizaron al mexiquense que en lugar de recular y aceptar que el país va al revés en todos los órdenes -urgidos de planeación y operación para el bienestar de los mexicanos- presumió ante las cámaras y los micrófonos que se estaba a un paso de ser una país…  ¿próspero, productivo y ponderado por el resto del orbe?

La borrachera sexenal ha impedido a los ¿actores del poder público? ver y asimilar con claridad que vivimos los peores tiempos de gobierno, pues desborda la pobreza, la falta de empleo, no hay índices satisfactorios de seguridad social, y la vivienda, la salud y la educación son sólo cifras infladas por el carísimo Inegi. Tampoco impera el estado de derecho, las instituciones -como el INE, INAI, TEPJF o COFETEL- son una cara burla para la ciudadanía,  amen con la creciente desigualdad que amenaza con rebelarse en el momento menos pensado.

Inseguridad y violencia afloran por doquier, el campo sufre inanición eterna, y hoy como nunca se enfrentan los peores escenarios económico-financieros que prenden los focos rojos, como el devaluado peso mexicano, el abandono al mercado interno, el sobreendeudamiento cada vez más preocupante del sector público y para colmo, las otroras ¿empresas? -paraestatales-,  PEMEX y CFE, ¡están quebradas!

A TRES AÑOS… ¡NADA QUE CELEBRAR, TODO POR CONDENAR!

Escrito por Juliana Castellanos Pedraza el . Posteado en Guliana en el País de las Desmaravillas

*…Parece que en México siempre habrá arbitrariedad, despotismo y abuso. No se ha hecho justicia en ninguno de esos casos. Nadie respondió por la masacre del 68 ni por la matanza del 10 de junio de 1971. Tampoco hubo justicia por los desaparecidos de la guerra sucia. Y después: la matanza de Aguas Blancas, la del Charco y muchas muchas más. Y ahora las recientes, Nacha Ramírez. Activista del 68, entrevistada por Fernanda Tapia para “Tampoco se trata de ser perfectas”, Editorial Óceano, pág. 129.

Por muchos miles de millones de pesos que le inyecten malamente a su publicidad, EPN… ¡nomás no levanta y a estas alturas ni levantará!

¡¡¡Lástima!!!, el regreso del PRI a Los Pinos sólo ha traído desgracias y sinsabores a millones de mexicanos, no así para la alta burocracia que disfruta el presupuesto y sus prebendas como en la mejor bonanza.

ELECCIONES DE TUMBOS Y POCOS AVANCES

Escrito por Juliana Castellanos Pedraza el . Posteado en Guliana en el País de las Desmaravillas

Casi está por terminar la labor del INE en la organización y realización de las llamadas elecciones intermedias de 2015, las que por desgracia vuelven a ser motivo de apatía ciudadana dado el alto abstencionismo por un lado y por el otro, motivo de mínima esperanza para quienes aspiran vía pacífica a un México diferente y mejor.

Ojalá desde este espacio del ciber pudiéramos escribir con orgullo de un proceso electoral federal, pero no es así, de nueva cuenta estuvo viciado desde la institución responsable que aunque invierte miles de pesos –o quizá millones- para limpiar su imagen mediática, corta pero muy corta se quedó en su labor transparente, certera y legal.

Vamos al análisis por partes:

Un Instituto Nacional Electoral sospechoso y simulador, al integrarse su consejo general con el voto y el aval de los partidos políticos, que dio muestras de retrocesos muy significativos respecto a la aplicación de la ley electoral. Así, equívoco, con discusiones bizantinas, y férrea censura a lo que dañara la figura presidencial, al sistema reinante o a sus apéndices (López Dóriga); resultó su desenvolvimiento cotidiano a lo largo de estos meses, que más que nada, representaron una amarga pesadilla para millones de electores que siempre lo percibieron como un órgano elitista, ostentoso y privilegiado por la clase político-empresarial que desgobierna desde hace tres décadas.

Desde su inicio, el proceso electoral estuvo lleno de decisiones viciadas obviamente por el interés partidario de los señores consejeros que supieron sacar airosa a la dupla tramposa del PRI-VERDE, que una vez más se salió con la suya, si quiere usted estimado ciberlector, de panzaso con la gracia del voto duro y algo más de $$$$$, pero al fin y al cabo volverá a ser mayoría –gracias también al PANAL-  en una cámara de diputados a la que urgen nuevos aires de integrantes y en su quehacer legislativo, tan delicado éste que explica el abismo profundo en el que está inmerso el país en todos los órdenes.

Tan sólo el enorme presupuesto asignado para realizar la elección de 2015 de más de 21 mil millones de pesos –incluidos gastos de instituciones y recursos a partidos-, desanima a cualquiera que quiere el crecimiento y desarrollo de su nación. Ello confirma una vez más, que en el país, las elecciones resultan un buen y redondo negocio para algunos cuantos –entre éstos, las beneficiadas casas encuestadoras-  que ven en la “prostituida democracia mexicana”, su mejor apuesta de tres o seis años. Apoyar al “bueno” implicará  –más que comprobado- cerrar negocios a futuro y disfrutar de múltiples beneficios, protección oficial e inmunidad.