Entre medicina tradicional, artesanías y comidas de los pueblos originarios

Escrito por Hugo Arturo Cardoso Vargas el . Posteado en Entre la Fiesta y la Historia

Una vez más la renovada, muy recientemente renovada, plancha del Zócalo capitalino fue escenario del encuentro con los pueblos originarios no sólo de la Ciudad de México; porque se invitaron a otras comunidades originarias de la república para que compartieran ese espacio.

Así desde el 1 hasta el 7 de junio en la Plaza de la Constitución -nombre oficial de ese espacio enorme y tan históricamente vinculada a la historia de la Ciudad de México- se realizó la Feria Consume Local en la CDMX Colores de Primavera que promovió el acercamiento entre productores de productos agrícolas, de artesanías, de promoción turística, de comida regional y hasta de distintos géneros de ropa.

DSCN0639

La celebración de 60 años

Escrito por Hugo Arturo Cardoso Vargas el . Posteado en Entre la Fiesta y la Historia

En nota aparte informamos de los 60 años que cumplió la primera escuela secundaria del Sur del Estado de México, en la cabecera municipal de Temacaltepec, la Escuela Secundaria por Cooperación no. 18 el 10 de febrero de 1958. Ahora daremos una breve crónica de lo que aconteció el día de la celebración.

La secundaria ese día abrió sus puertas a los egresados de las 58 generaciones que constituyen la friolera de –más o menos- 5,000 egresados durante esos 60 años de vida; claro que algunos de los egresados, no sé si afortunada o desafortunadamente, no llegaron en el número que las autoridades esperaban, sin duda, irían acompañados de familiares y amigos.

En el patio oriente del plantel se colocaron un número aproximado de 1,500 sillas plegables que más tarde se aumentó a una indeterminada y conforme los invitados iban llegando se iban colocando en sus asientos y llenando el lugar; aunque muchos de ellos se ubicaban en un lugar en cuanto reconocían a viejas amistades o familiares que no se habían visto desde la fiesta de enero no dudaban en pararse y moverse para acercarse a saludos y, de ser necesario, sentarse junto a ellos.

Así, se reservó un espacio como de 10 sillas alineadas para que la ocuparan los alumnos de tercer año; porque la primera fila estada destinada la del lado izquierdo a los integrantes de la primera generación (bueno a los sobrevivientes) y la de lado derecho a los profesores que habiendo desempeñado la labor docente en el plantel hoy la mayoría están disfrutando de su jubilación. La labor docente la realizaban algunos en el aula directo con los alumnos y otros en una labor más discreta pero igual de importante como orientadores y guías de los alumnos. Hasta un exdirector, también jubilado, estaba presente entre sus colegas.

El espíritu de la ciudad: los mercados

Escrito por Hugo Arturo Cardoso Vargas el . Posteado en Entre la Fiesta y la Historia

Para el observador -apasionado o no- se le hace evidente que aunque son muchos los sitios especializados destinados al abasto de los habitantes de la ciudad siempre son insuficientes; y escurriéndose, poco a poco, por las aceras invaden los lugares cercanos hasta convertirse en referentes con una intensa vida; aunque esa vida invada nuestras vidas.

Pero no siempre fue así como vamos a recordarlo en esta crónica historiada del espíritu de la ciudad.

Desde que la orgullosa y célebre Ciudad de México se fundó, la necesidad de contar con espacio especializados para el comercio de mercaderías no sólo esenciales para la  vida de todos los habitantes, estantes y visitantes de la ciudad fue vital. De mucho les sirvió a los tenochcas ese su peregrinaje desde la mítica Aztlán en Chicomoztoc hasta el Lago de Texcoco porque cada jornada; cada combate; cada derrota; cada triunfo forzó el espíritu del mexica. En la esclavitud y en la libertad siempre enfrentando el destino con una meta clara: fundar la gran Ciudad de México Tenochtitlán o el ombligo de la Luna en la Tierra.

El mito de ese momento es cuestionado porque no se mencionaba a un águila y sí a un pájaro; porque se cuestiona y no hay consenso en cuanto a dónde fue exactamente el encuentro de los mexicas con el tunal, el águila y la serpiente, en fin, los cronistas y los historiadores han apostado para defender el lugar del encuentro. Pero es un asunto que sigue provocando muchas opiniones y difícilmente se podrá conocer la verdad.

Los 60 años de la ESTIC Lic. Adolfo López Mateos

Escrito por Hugo Arturo Cardoso Vargas el . Posteado en Entre la Fiesta y la Historia

Aunque era de rigurosa invitación; yo llegué y entre aún sin llevar invitación.

La razón de distribuir esas invitaciones era invitar a los egresados para conmemorar los 60 años de la creación de la Escuela Secundaria Técnica Industrial no. 36 Lic. Adolfo López Mateos en el barrio de Santiago en la cabecera municipal de Temascaltepec en el Estado de México.

Claro que no era invitado pero el hecho de que todos mis hijos asistieran a ese plantel, creía me daba derecho a ser testigo de esa celebración; además, decía uno sólo de mis hijos estará aquí hoy en representación de sus hermanos.

El plantel -que ha pasado por un conjunto de etapas de construcciones, mejoras y hasta cambios de sede- es casi igual a cuando mis hijos estaban en él; las mejoras son el uso de calentadores solares y un nuevo local para la cocina y desayunador escolar. Lo mejor era el cobertizo metálico que cubre una enorme parte del patio oriental que parecería ser suficiente para las necesidades escolares; es decir, ceremonias de apertura y clausura de cursos, homenajes y ceremonias del calendario cívico nacional y local.

El Primer Festival Cultural de Huehuecalco; la convocatoria

Escrito por Hugo Arturo Cardoso Vargas el . Posteado en Entre la Fiesta y la Historia

“Ya estamos preparándonos para festejar con ustedes este sábado 18 de noviembre nuestro Primer Festival Cultural Huehuecalco. Los esperamos para disfrutar nuestro vecindario con música, danza, jolgorio, recorrido histórico, bohemia, poesía, kermés, y mucha convivencia”. Así apareció el mensaje en el “face” de Norma Angélica Ramírez Sánchez.

6

Efectivamente, en otros medios informativos se hacía mención al Primer Festival que los actuales habitantes del viejo barrio de Huehuecalco “el cuadrante donde nuestros ancestros erigieron un templo al dios abuelo del fuego: Huehuetéotl, justo ahora, en su honor, le ofrendamos nuestro festival”.

El barrio de Huehuecalco, según un cronista, comprende las calles de Humboldt, Artículo 123 e Iturbide y colindan con Avenida Juárez al Norte y Morelos al Sur y, actualmente, es un” barrio que está decidido a recuperar el brillo y auge que hace 32 años cubrió de polvo del sismo del 19 de septiembre de 1985. Queremos que el carácter turístico y comercial que nos caracterizó en las décadas de los 60, 70 y 80, regresen”.

Del Primer Festival Cultural de Huehuecalco

Escrito por Hugo Arturo Cardoso Vargas el . Posteado en Entre la Fiesta y la Historia

No sé porque aunque leí la invitación que hicieron algunos habitantes del barrio, cuadrante prefieren decir, para asistir al Primer Festival Cultural de Huehuecalco; pero llegamos hasta las 18:30 horas porque le Metro, una vez más nos jugó una mala pasada y en lugar de 25 o 30 minutos que hacemos casi siempre para llegar nos tardamos casi una hora. Por eso también nos perdimos de la primera parte del programa del Festival que consistió en un desfile por algunas de las calles del barrio.

Caminamos por la Avenida Juárez y no había ninguna señal; ninguna indicación; en fin, nada que diera idea del Festival. Así llegamos hasta el cruce con Humboldt y en la acera poniente se escenificaba una obra con cuatro actores que era el entremés novohispano -decía el programa- Las albóndigas sin indicar más datos como el nombre del autor, de la compañía y de los actores. Pero logramos unas fotos del grupo y su trabajo escénico.

De la Gran Convivencia Medieval de Kamlot

Escrito por Hugo Arturo Cardoso Vargas el . Posteado en Entre la Fiesta y la Historia

Eran tantas y tan diversas las posibilidades de diversión -más ficticias que reales- preparadas por los más distinguidos y desconocidos establecimientos para celebrar a los niños en su día que era difícil para los padres tomar una decisión de a dónde llevar a los menores.

Porque vaya que el Día del niño, sólo después del Día de la Madre y el Día de San Valentín, es la fecha más redituable para el comercio en general; no importa que sean los despachaderos de “comida” rápida con todo y regalo de su “cajita in feliz” o “donde te embarras los dedos” que sean los sitios en donde se venden juguetes y otras chucherías y sólo por excepción los padres ingresan a almacenes en donde adquieren ropa para el menor. Siempre y cuando cumplan con los gustos de los niños.

Así, las familias fueron informadas por distintas fuentes de los distintos eventos culturales que se ponían a disposición de los niños; por eso el domingo 30 –por cierto también es día del Cronista, al menos para los legítimos de la Ciudad de México- desde muy temprano el Metro (como siempre, pero ahora con excesivo número de niños como pasajeros), los camiones, las micros, el Metrobús y en fin las calles, fueron invadidas, desde muy temprano, por los menores que sólo cuando concurren a la escuela se les ve expuestos a un sol abrazador, como dicen los poetas, que este día 30 lo fue en exceso con sus más de 32 grados Celsius.

Aunque un día antes habíamos cumplido con un compromiso familiar, allá al norte muy al norte en la Ciudad de Ecatepec y regresamos en Mexibus (cuánta originalidad) y el inevitable abordaje a una combi hasta el paradero del Metro Cuatro Caminos –el vulgar Mero Toreo- el moderno Mexipuerto (el talento me hace volar … aunque sea a Huixquilucan, pasando por Naucalpan) Cementos …. Cuatro Caminos.

Foto: Hugo Arturo Cardoso Vargas

Un viaje al pasado, muy muy lejano

Escrito por Hugo Arturo Cardoso Vargas el . Posteado en Entre la Fiesta y la Historia

El imaginario nacional se sustenta en un pasado indígena indigno (para algunos) y la salvación del español (no menos indigno para los menos); ni siquiera se tiene una noción clara de lo que significaba la presencia de los soldados españoles salvo la campaña de conquista material y espiritual. Por eso cuando se revisa la historia no se evitar mencionar la labor civilizatoria y evangelizadora de los europeos; pero no se vincula a esos soldados con personajes tan importantes de la España como el Cid Campeador, don Rodrigo Díaz de Vivar. Porque es la personificación de los personajes que tanto dañaron a otro referente importante, aunque no es sino producto de la imaginación de otro soldado: Miguel de Cervantes Saavedra. Hablo de don Alonso Quijano, el célebre Don quijote de la Mancha.

Todo esto porque para asistir al Festival Medieval Internacional de Hadas y Duendes que organizó Kamelot, El Castillo del rey que dirige Samuel Shapiro –que reúne su pasión por la música, los caballos y la época medieval- se requiere romper los moldes que corresponde a quien, fundamentalmente, investiga la fiesta en México.

En fin, mi esposa y yo llegamos a Huesca de Ocampo en el Estado de Hidalgo; pero no era ahí el Festival… sino más adelante, hasta San Miguel Regla, población que se ubica en el mismo municipio de Huesca.

DSCF0073

Foto: Hugo Arturo Cardoso Vargas

El escenario se parece al que se presenta en las películas del género y que tienen al Rey Arturo y sus Caballeros de la Mesa Redonda o a Carlo Magno como figuras centrales de sus relatos; aunque claro la austeridad obliga a imaginar el castillo y al rey; también decían que era la Princesa Berenice pero en realidad parecía la reina por su porte y su papel esencial en el Festival. Pero había muchos pendones, uno con la figura de San Miguel Arcángel, con una breve plegaria (en inglés), que correspondían a los distintos grupos de infantes que participan: Cruzados, Caballeros de la Orden de Kamelot, Caballeros de la Orden del Santo Grial, entre muchos otros participantes.