Del Maestro Vicente Magdaleno

Escrito por Hugo Arturo Cardoso Vargas el . Posteado en Cultura, Páginas del Pasado

“Los Magdaleno somos del sur de Zacatecas. Nacimos en Villa del Refugio. Se cuenta en el pueblo que el abuelo Mauricio era dulcero y le salían los cabellos de la gorra, lo cual quiere decir que estaba rota. Me da risa al imaginarme los entiesados rizos de mi antepasado escaparse por los orificios de su prenda. Dicen que junto con una multitud se fue a pie hasta California para recoger oro de los ríos, de los cientos que iban sobrevivieron cuatro: uno de ellos era mi abuelo. ¡Gambusino incorregible!”

Con estas palabras llenas de evocación por un pasado lejano pero presente en el recuerdo del maestro Vicente Magdaleno, inició su plática en el agradable saloncito de su casa. El motivo recibir el premio Universal Nacional en Docencia en Humanidades 1988.

“Mi padre se llamaba Vicente Magdaleno Redín. Unos le decían Redín porque lo creían de origen alemán. Hombre de estatura regular, coloradote, blanco, pelado a la brosh. Hombre raro. Mariano Azuela lo pinta como un patriarca, fue floresmagonista y estuvo con él en Monterrey y con Alfonso Reyes” recuerda don Vicente. Agrega “mi padre recorrió el país. Su espíritu inquieto lo hizo en su juventud marinero. Tenía en el brazo un ancla tatuada. Después de recorrer mundo y medio regresó a su pueblo, al lado de sus hermanas, quienes les hablaban mucho de una mujer hermosa: era mi madre. La conoció y se casaron, de ahí viene la plaga de los Magdaleno”.

Respecto a su madre, el maestro Magdaleno evoca: “Mi madre era dulce, imaginativa, de esas mujeres fascinantes del siglo pasado. Mujer bonita: María Cardona.” Don Vicente Magdaleno nació en Villa del Refugio, Zacatecas, el 21 de diciembre de 1907 y recuerdo que, “los sábados y domingos nos íbamos bañaditos a la iglesia. El cuello de las camisas estaba tan almidonado que nos sangraban la piel, estaban limpias, tiesas aunque desgarradas. Puedo oír todavía los latines maravillosos de coros. Recuerdo la parroquia del pueblo, el arroyo de El laurel donde se reunía la familia y los amigos. Se enterraban gallinas hasta el cuello, se daba un palo a la gente y quien de un golpe le quitara la cabeza se podía llevar a su casa el animal, en mi infancia hubo volantines, juegos, alboroto de niños revolcándose en el polvo”.

“Cuando estalló la revolución llegamos a ver los combates librados en las calles del pueblo, los rebeldes irrumpieron en la plaza, nosotros, Mauricio y yo, vimos la matazón desde la ventana, papá puso costales de arena por toda la casa, nos traía de un lugar a otro para que no nos tocaran. ¡Hay que irse a las grandes ciudades, decía, porque las gentes del pueblo vamos a sufrir! Era un tipo un poco rudo, pero con una intuición maravillosa.”

Y ese espíritu aventurero del padre se vio reforzado por las condiciones en que se debatía el país. Y el maestro recuerda la primera emigración. “En casa no tardó en verse el acarreo de colchones, cántaros, sillas de colores, molcajetes y ollas curadas para abandonar Villa del Refugio, y así emprendimos el viaje rumbo a Aguascalientes. Papá iba a caballo y los demás en burro, sobre objetos y sarapes. Así pasamos por Calvillo hasta llegar a la ciudad de las minas. Mi padre rehizo su comercio, tuvimos que ayudarle a trabajar. ¡Sí le ayudábamos y también le “rateábamos” dulces! ¡Cosas inocentes!”

pNTX180111038

Colegas evocan a Jorge Ibargüengoitia a 90 años de su natalicio

Escrito por Flor y Látigo el . Posteado en Cultura, Información General

Invitado por la Coordinación Nacional de Literatura (CNL) del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) para participar en el ciclo conmemorativo “Jorge Ibargüengoitia, nueve décadas”, el escritor Juan Villoro lo consideró como un autor que nos enseñó a ver a México de otra manera y que nos dejó la duda de hasta dónde pudo haber llegado.

Anoche en el Palacio de Bellas Artes, el escritor y periodista nacido en esta ciudad el 24 de septiembre de 1956, lo definió como un “hombre osco chamagoso, vestido con una camisa de mezclilla cuando todavía no estaba de moda como lo estuvo después”.

Resaltó que, si bien tuvo legiones de lectores y admiradores, la valoración de su obra hoy es muy distinta a cuando él vivía”.

Hoy se murió mi tortuga, un triángulo amoroso desde la óptica de una tortuga, llega al Teatro Benito Juárez

Escrito por Flor y Látigo el . Posteado en Cultura, Información General

*El amor es incondicional… hasta que cambia la condición

El próximo primero de febrero se estrena la puesta en escena “Hoy se murió mi tortuga” comedia romántica de Valeria Fabbri en el Teatro Benito Juárez, del Sistema de Teatros del Gobierno de la Ciudad de México.

La compañía Me dijo, le dijo, le dije, presenta una historia sobre el primer amor entre dos jóvenes, que se prometen estar juntos hasta que se les muera su tortuga, apelando a la longevidad de estos animales.

Teotihuacan significa ‘Ciudad del Sol’ no ‘Ciudad de los Dioses’

Escrito por Flor y Látigo el . Posteado en Cultura, Información General

Un estudio del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) reveló este lunes que el nombre de Teotihuacan significa “Ciudad del Sol”, en lugar de “Ciudad de los Dioses” como se creía hasta la fecha.

Nuevos análisis arqueológicos, de inscripciones y de símbolos de varios documentos revelaron que la urbe fue nombrada “Ciudad del Sol” por los pueblos que llegaron a la zona después del siglo VIII, una vez que había sido abandonada por sus pobladores originales, señaló el INAH en un comunicado.

Bosques capitalinos invitan a la primera función de cine al aire libre

Escrito por Flor y Látigo el . Posteado en Cultura

Los bosques de Chapultepec, Aragón y Tlalpan extienden una invitación a las familias de la Ciudad de México para que disfruten de la primera función de cine que ofrecen en sus espacios abiertos en este año, como una forma diferente de estar en contacto con la naturaleza.

Al caer la noche, el Lago Mayor del Bosque de Chapultepec se convertirá en una sala de cine en la que más de 700 lanchas son utilizadas como butacas para ver, en esta ocasión, la película Nausicaä del Valle del Viento.

Los boletos para la función de Lanchacinema se pueden adquirir de manera gratuita en la taquilla ubicada a un costado de la puerta del Zoológico.

Con arte apoyan a niños y jóvenes en situación vulnerable

Escrito por Flor y Látigo el . Posteado en Cultura

Sin fines de lucro y con el propósito de apoyar, las iniciativas mexicanas Remedios Mágicos y Mercarte lanzaron la “Lotería de Valores Mexicanos”, cuyo total de la utilidad de las ventas se destinará a la Casa Hogar San Francisco que atiende a niños de la calle y a quienes están en riesgo de serlo.

Los promotores de la propuesta explicaron que cada paquete de lotería contiene 35 cartas y ocho tableros y puede comprarse en puntos de venta de Remedios Mágicos o en la página electrónica de esta iniciativa ciento por ciento mexicana.

Añadieron que cada carta del paquete tiene asignado un valor que es acompañado por un verso, para cantarlas como se hacía en los tiempos de nuestros padres y abuelos.

Foto: Notimex

Montaje “Solsticio de invierno” regresa al Teatro Orientación

Escrito por Flor y Látigo el . Posteado en Cultura

Un matrimonio de intelectuales, liberales, educados y exitosos que enfrenta la inesperada llegada de la madre de ella, acompañada de un misterioso hombre, es el hilo conductor de “Solsticio de invierno”,  montaje que inicia temporada este jueves en el Teatro Orientación de esta capital.

La pieza de Roland Schimmelpfennig, dirigida e interpretada por Ana Graham y Antonio Vega, es un cuento navideño para adultos que ya se había presentado en abril de 2017 en el mismo recinto, y que debido a su éxito ahora se presentará hasta el 13 de febrero con funciones lunes y martes.

Con una propuesta estética que caracteriza a la compañía Por Piedad Teatro, “Solsticio de invierno” mantiene el mismo trazo escénico: Dos actores, siete personajes, la maqueta gigante de un antiguo edificio europeo y las réplicas miniaturas de los personajes que nos ayudan a ubicar en dónde se encuentran.