LAS HORAS DE MI AGENDA

Escrito por Ulises Velazquez Gil el . Posteado en La Marcha de las Letras

Ulises Velázquez Gil

A guisa de introducción. Ustedes seguro se preguntarán por qué en esta ocasión su columna de confianza comienza con cursivas. Muy sencillo, porque hoy comienzo una nueva fase como parte de “La marcha de las Letras”, de nombre Las horas de mi agenda, donde quien esto escribe compartirá con ustedes algunas cosas encontradas al vuelo de la lectura, en el instante mismo de una amistad a primera vista, lo que la vida hace a cada instante, en fin… aquellas cosas que sólo caben en una agenda.

Gozosa efeméride. Un día como hoy, hace 89 años, nació en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, el poeta Jaime Sabines. Sobra decir que el mejor homenaje es leerlo, sea por vez primera, sea en constantes relecturas, recitado (y recetado) a cualquier hora. En el preciso instante en que repaso las horas de mi agenda, abro mi ejemplar de Recuento de poemas y en el libro Maltiempo encuentro joyas como éstas que comparto con ustedes:

El amor es una memoria educada (o un olvido insistente).

Estoy harto de los poetas y de las quinceañeras. Siempre están ensayando el vals de su presentación en sociedad.

Debí haberte encontrado diez años antes o diez años después. Pero llegaste a tiempo.

(Cada quien tiene su poema favorito de Sabines para celebrarlo hoy y todo el año, y como sugiere muy generosamente Pilar Jiménez Trejo, digno es compartirlo con quien se deje. Todo lo demás es mera efeméride.)

Remates al dos por uno. A sólo unos días del inicio del Noveno Remate de Libros en el Auditorio Nacional, y en el marco del Festival del Centro Histórico, hoy comenzó en El Colegio Nacional su Primer Gran Remate de Libros, que pone al alcance todo su fondo editorial hasta con un 70% de descuento; libros de sus integrantes como Alfonso Reyes, Enrique González Martínez, Mariano Azuela, Daniel Cosío Villegas, Octavio Paz, José Emilio Pacheco, Beatriz de la Fuente, Vicente Rojo y Teodoro González de León, entre otros. A título personal, puedo decir que el personal de El Colegio Nacional es muy atento y dedicado en todas las ferias del libro a las que acudo con frecuencia, y más cuando se trata de difundir sus propias publicaciones. Del 25 de marzo al 16 de abril, de 10 a 18 hrs., en Luis González Obregón 23, en el Centro Histórico, deben darse una vuelta para encontrar libros de su agrado y hasta de su presupuesto. Y, claro, el ya clásico remate en el Auditorio Nacional nos espera del 30 de marzo al 7 de abril. (Por cierto, también estará El Colegio Nacional, por si gustaban preguntarlo…)

Hojita parroquial. Horacio Saavedra, colega y editor estrella, además de promover su primera novela, Eterno retorno, publicada por Endira, se encuentra en los últimos preparativos para la salida de nuevos títulos editados por su personal sello, El Nido del Fénix, tales como El Libro de Poezio de Roberto Velasco, Talismanes de Thalía Domínguez y Corona, Muerte a dos tintas de Rosario G. Towns y Horacio Saavedra, y Sirenas del mp3 de quien esto escribe. Pronto avisaremos fecha y lugar de las apariciones. (Muy pronto…)

Cita a ciegas. “Siempre es desagradable para un maestro que los niños sepan algo que él no les ha enseñado. El maestro debe ser, en cierto modo, el único agujero de la cerca de través del cual se puede ver la huerta; si hay otros agujeros, los niños espiarán cada día por uno diferente y pronto se hastiarán.” (Rainer María Rilke, Historias del Buen Dios)

Listas y más listas. Por obra y gracia de una seguidora mutua en Twitter (a quien, para proteger su identidad, llamaré Joyce Elizondo), comienzo una maravillosa tarea lectora: hacer una lista de los libros que vaya releyendo durante el año. Para quienes han seguido las huellas del autor que pergeña estas líneas, El Principito y Enseres para sobrevivir en la ciudad son lectura de todos los años; ahora habré de sumar La tempestad y ahora las Historias del Buen Dios, más los que se acumulen en la semana, porque si es bueno leer, mucho mejor releer. (Gracias, Joyce.)

Para leer de pie. En estos días, donde la memoria se empeña en estacionarse y darnos cuenta de lo que pudo haber sido, va la dedicada lectura del artículo de Sandra Lorenzano que pueden leer en esta dirección: http://www.sinembargo.mx/opinion/22-03-2015/32960. (Desde este foro, te abrazo, querida Sandra.)

La dichosa duda. Para cerrar esta primera entrega, seguramente se preguntarán el porqué del nombre. Anoche, mientras escribía la columna que debió estar aquí, escuchaba un disco, Glorieta de la amistad, donde la poesía del chiapaneco Roberto López Moreno se conjuga con los ingenios musicales de Reynolds Peña y Zeferino Nandayapa; y en la canción “Leticia”, intepretada por Martha Mejía, escuché el siguiente verso: Escribo en las horas de mi agenda, este dato que seguro habla de ti. (Ojalá y estas entregas sean de su interés y susciten la conversación por éstos y aquellos lares. Gracias mil.)

babelises@hotmail.com

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedInPrint this page

"Trackback" Enlace desde tu web.