fantasy-2506830_1280 (1)

¿La misma gata revolcada? Cultura ≠ Arte

Escrito por Flor y Látigo el . Posteado en Colaboración Ciudadana, Cultura

Aunque para uno sea evidente la diferencia entre ambas o tengamos la intuición de qué hace diferente a cada una, sí, sí existen personas que siendo figuras públicas les resulta sencillo creer que son iguales y tomar decisiones que solo pueden hacer más grande la confusión, convirtiendo a los estudiantes en los primeros en ser afectados. Retomando lo que la RAE (Real Academia Española) define como, Cultura: es el conjunto de conocimientos que permite a alguien desarrollar su juicio crítico. Y por segunda definición: al conjunto de modos de vida y costumbres, conocimiento y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, en un grupo social, etc.

Subrayo conocimiento y grado de desarrollo artístico porque es aquí donde vemos que una contiene a la otra. Históricamente la palabra civilización iba acompañada de cultura y para no retomar todo lo que durante siglos se ha discutido al respecto, retomo a Marcel Maus y Eugene Cavaignac, con los cuales la palabra civilización se dio en dos niveles, Cultura como dignidad de lo espiritual y Civilización como la trivialidad de lo material.

Entonces… ¿De dónde nace la confusión? La confusión nace de lo que narra Barcia:

            Donde hay leyes, gobierno, administración de justicia y todo lo que constituye al orden civil, hay civilización. Donde hay amor al saber, educación literaria y científica, amor a las letras y a las artes, y protección y galardones para los que sobresalen en el cultivo de la inteligencia, hay cultura.

Es aquí donde subrayo la confusión, por el simple hecho de que una persona entre a un concurso -que actualmente hay muchos en diferentes ramas del arte- creemos que automáticamente es cultura y por ende es arte. Durante mis estudios en la carrera de Literatura Dramática y Teatro, vi diferentes obras de teatro, algunas que por ser ganadoras de un premio en dramaturgia o de una beca, se presentan y se pueden considerar parte de la cultura o que pueden ser un “clásico”, pero si se premian obras que en la medida de lo posible entran en la moda de lo que se escribe o ciertas temáticas, se pierde el objetivo que es trabajar por y contenidos para el público –un público que sabe qué quiere ver- e independientemente, de quién sea el jurado, es ver qué contenidos se están premiando y cómo toma estos temas el público, sobre todo los jóvenes, susceptibles a tomar un mensaje equívoco de lo que “sin querer” se monta, se transmite o publica en los diferentes formatos que conocemos.

Si por intereses en cuanto a galardonar a muchas personas en diferentes ramas y decir: “estamos cultivando al país” por lo tanto generamos “arte”, estamos aceptando la premisa de que los jóvenes crean que por el simple hecho de que alguien ya tenga un premio en cualquier rama, todo aquello que produzca es igual a arte, porque cualquier institución lo avala cómo agente que cultiva la inteligencia, cuando en realidad no es así.

En un sistema educativo al cual poco le importa de dónde venga el origen de las palabras y dentro de las posibilidades que los jóvenes tengan de acercarse mucho o poco al arte en su entorno, es de vital importancia, que ellos tengan la experiencia del Arte, más allá de los filósofos de la Grecia antigua, los historiadores, los autores y las varias definiciones que podemos encontrar de Arte a lo largo de los siglos. Una de las características primordiales para que cualquier obra sea mencionada o recordada –como Arte- es que sea vigente con el paso de las centurias porque el material principal es el ser humano y su entorno. Y que además sea una experiencia –buena, desagradable, graciosa, etc.- para cualquier público, en cualquier parte del mundo.

Disfrazar lo que es parte de la Cultura como Arte es solo una forma de subir números… números sin calidad en sus contenidos. Sin importar la generación a la que pertenezcamos. ¿A quién o a quiénes les conviene que no se vean ciertos contenidos? ¿Y por qué? Y ojo, no me refiero al entretenimiento.

Por: Estefania T. Minor

 

Bibliografía:

SÁNCHEZ Vázquez, Adolfo. Antología. Textos de estética y teoría del arte. 1978 UNAM, México.

GUZMÁN Leal, Roberto. Historia de la cultura 1974 Porrúa, México.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedInPrint this page

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario