Punto sin retorno

Escrito por Flor y Látigo el . Posteado en Colaboración Ciudadana, Información General

Momentos de ansiedad se están viviendo estos días, la carrera electoral del 2018 está tomando una dirección hacia un final diferente; lo anterior va de la mano de las posturas que se han ido viendo alrededor de los candidatos y sus partidos, ya no podemos seguir observando a la política mexicana solamente con la clásica forma de centro, izquierda y derecha. En estos días nos hemos dado cuenta que las alianzas son la moneda de cambio para salir en la foto o en este caso, agarrar un hueso.

Sin menos preciar la carrera política de los candidatos, bien sabemos que la sociedad se encuentra enojada, furiosa, apática y con un sentimiento de frustración hacia la clase política. Los responsables en gran medida, son ciertos medios de comunicación que, más allá de dar una visión objetiva de los diferentes tópicos y situaciones en las que se encuentra el país, tiran línea. Haciendo un daño considerable hacia la noción que se tiene de la política y de las instituciones, provocando que las vean débiles o como una caricatura. El respeto hacia la clase política se ha perdido desde hace años, pero el punto de quiebre fue en la alternancia del 2000, en donde llegó un presidente que por primera vez, después de más de 70 años, pertenecía a un partido de oposición. Por desgracia, éste no siguió con los cánones y los protocolos de la investidura presidencial, generando ridículos –a nivel nacional e internacional- ya no solo de la persona sino de la institución presidencial.

A lo que quiero llegar, es al hecho de plantear claramente y analizar sobre la mesa, los puntos, las propuestas y sobre todo los objetivos que en verdad son viables para nuestra sociedad. Sin dejarnos llevar por cancioncitas “pegajosas”, por la estabilidad que manifestaría continuar con el régimen de antaño, o las soluciones milagrosas de candidatos independientes, que no son más que el fantasma de una guerra y un sexenio violento del pasado o con el agonizante presente que solo aumentó las muertes, la violencia y lo bufonesco de ocupar al ejército en brindar un servicio policial.

Sería un gran error reactivar esas guerras estériles, entre el crimen organizado y el crimen desorganizado –gobierno-. Debemos estar muy pendientes de las acciones y las propuestas que surjan, ahora que se acerca la recta final de las campañas, no hay que repetir los errores de una sociedad desinformada de hace años, tenemos las herramientas tecnológicas a nuestro alcance para poder discutir, analizar y sobre todo, opinar. Debemos quitarnos esa apatía y buscar consensos para ilustrarnos sobre la realidad política que vive nuestro país, y como ciudadanos ejercer nuestro voto, para fortalecer y confiar en nuestras instituciones. Solamente conocemos a la democracia como forma de acceder al poder, no como un estilo de vida cotidiano entre los ciudadanos, donde estemos adaptados al mismo ritmo, sino la cuidamos y la ejercemos, después nos podremos arrepentir al no valorarla.

Fernando Rogelio Tableros Minor.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedInPrint this page

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario