¿La misma gata revolcada? Honor ≠ Honra.

Escrito por Flor y Látigo el . Posteado en Colaboración Ciudadana, Información General

En mis anteriores artículos, he escrito respecto al contraste y debate que generan ciertas palabras en un contexto, o que por “azares” o “casualidades” del presente se escuchan y se leen en diferentes partes de nuestro cotidiano.

Nuestra cultura ha cambiado en tanto al ritmo vertiginoso y parte a la inmediatez con que hoy en día podemos buscar y encontrar la información. Y en tanto a los juicios/prejuicios que se pueden hacer para toda figura pública sea del ámbito político, deportivo, artístico, etc. –en redes sociales, sobre todo- donde sus publicaciones,  son objeto de crítica constructiva o destructiva pero más aún, cuando se aborda el honor y la honra, puesto que ambas palabras se ponen en una balanza a los ojos del público.

El honor guarda cualidades como la integridad moral, dignidad y nobleza, es aquello por lo cual luchaban los hombres en los siglos pasados, pues es de carácter interno. Defendían su honor yendo a batallas o con pruebas para que éste no lo perdieran. Mientras, que la honra, es la estima social, el respeto, la reputación y sobre todo es de carácter público,  principalmente se usaba para las mujeres. Si lo vemos de una manera conservadora, lo que las mujeres tenían que cuidar era la honra como el valor más importante, pues de ahí dependía su estándar social.

Hoy en día,  es curioso cuando se ocupan estas palabras como adjetivos, pues su desuso en múltiples contextos, hace parecer que ya no existen esas cualidades en las personas del siglo XXI. Podemos usar los derivados de la palabra honor, como honrado u honesto. Pero aun así es difícil el ocuparlas para describir a un individuo… quizá porque hoy tenemos más contacto con las personas de forma virtual que de manera real, y no conocemos a las personas verdaderamente por convivir con ellas sino por esa cara que vemos en su perfil de la red social y sus publicaciones. La ventaja de las redes, es que puedes estar en contacto con tus seres queridos de otro modo, reencontrarte con viejos amigos, conocidos, y como herramienta laboral es muy útil, pero para describir con adjetivos, nos falta conocer en persona a cualquier individuo, el simple hecho de tenerla enfrente y entablar un diálogo, escuchar su tono de voz, su risa, etc. crea otra experiencia, percibir con todos nuestros sentidos al otro nos hace humanos, y quizá suene anticuado –quizá lo sea- pero no hay nada igual a compartir experiencias en un mismo espacio y tiempo, porque además de conocer a las personas, creamos vínculos que se alimentan de recuerdos. Quizá sea complicado utilizar hoy en día, adjetivos como honor y honra, pero en dado caso de conocer a alguien con éstas cualidades, habrá que cuidar y procurar que no las pierda, si en siglos pasados eran algo valioso, ¿por qué no hacerlo en nuestro presente?

Por: Estefania T. Minor

CONTACTO: HTTPS://WWW.FACEBOOK.COM/FANNYTMINOR/
@FANNYTMINOR
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedInPrint this page

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario