Columna (nov 23)

CAZALIBROS DE TEMPORADA

Escrito por Ulises Velazquez Gil el . Posteado en La Marcha de las Letras

Ulises Velázquez Gil

A principios de noviembre, siempre hay una duda que asalta al firmante de estas líneas: conocer el título del libro conmemorativo por el Día Nacional del Libro. Y con el llamado “buen fin” en puerta, se junta a esa intención el deseo de adquirir algunos ejemplares para obsequio, por la cercanía de la temporada navideña, así que matar dos pájaros de un tiro era más que necesario.

Por circunstancias que no es preciso nombrar, el “buen fin” se llevó a cabo durante doce días, y no en cuatro, como suele hacerse cada año; quien esto escribe, por un pendiente editorial a conseguir, se dio a la tarea de revisar todas las páginas web de librerías y buscar ahí alguna solución. Para mi buena suerte, sí la encontré, y de paso, algo más: por el suceso arriba nombrado, vi dos promociones que me interesaron: una, de una casa editorial que tiene en su catálogo varios títulos de Rosa Montero y otra, de libros con descuentos varios, entre éstos, una recomendación de mi querida colega Atenea Cruz: La bolsa amarilla de Lygia Bojunga.

Luego de atender varios pendientes tramitológicos al sur de la ciudad, y con algo de tiempo a mi favor, hice escala en la casa matriz de aquella librería, en la esquina de República de Argentina y Justo Sierra, en el Centro Histórico. Después de cumplir con el protocolo sanitario, me pasaron a mostrador donde me localizaron dos de los tres títulos que buscaba. (El libro restante, El dibujo de la escritura de Jorge F. Hernández, sólo se podía localizar en la sucursal de Iztapalapa. Ya es algo.) Cinco minutos después, con todo y escala en la caja para pagar y en la ventanilla para recoger, ya tenía en mis manos Escribe con Rosa Montero (para obsequiar, dado que mi ejemplar fue obsequio del programa BAzar de Letras, de Código Radio) y La bolsa amarilla. (A decir verdad, mi escala en esa librería era para conseguir este último, y, se supone, que estaba en la lista de ofertas por “el buen fin”, pero me dieron a precio de catálogo. Ni modo.)

Dos días más tarde, llegó el Dia Nacional del Libro, y como en este año la FILIJ (o su equivalente) se haría de manera virtual, a través de su canal de YouTube, la manera de hacerme del libro conmemorativo de 2020 sería por la vía tradicional, es decir, acudiendo a una librería. Por desgracia, tuve que regresarme temprano a casa y mi intención de conseguir ese libro se me fue de las manos. Pero no todo estaba perdido… En la cuenta de Twitter de Laura García Arroyo (“la dichosa Laura”) se anunció la entrega de los Premios CANIEM, así como la presentación del ejemplar correspondiente a este año, y la manera de conseguir un ejemplar. (Como dice el meme, “ah, caray, eso sí me interesa…”) No me despegué del asiento y una vez que lanzaron la dinámica para ello, puse manos a la obra.

Sin embargo, aún persistía mi tradición de ir a una librería (o Librobus, como en la edición de 2011) para obtenerlo de primera mano, así que acudí a la librería Educal ubicada a un costado de la Biblioteca Vasconcelos, en Buenavista. Luego del consabido protocolo sanitario, recorrí los pasillos de la librería en busca de algo que, además de barato, me interesara sobremanera; casi aplicaba “la vieja confiable” frente a la mesa de los descuentos (50% en publicaciones seleccionadas de CONACULTA y Secretaría de Cultura), pero un anaquel me atrajo mucho la atención y en la parte de atrás quedé helado con el ejemplar que allí había encontrado: Minotauromaquia de Tita Valencia, ¡pero en la edición de Lecturas Mexicanas de CONACULTA!, y al no dar crédito de mi hallazgo, tomé el libro y lo llevé a la caja para preguntar su precio. ¡Sorpresa! Estaba con el 50% de descuento, di las gracias al vendedor y seguí con mi paseo. Quince minutos después, regresé a la caja y seguido de un rotundo “¡me llevo!” de mi parte, pregunté si era el único ejemplar disponible, y, sí, estaba en lo cierto. (“Resulta que lo publicó la UNAM en una nueva edición, y verlo en esta colección, qué maravilla”, llegué a comentarle.)

Una vez con el ticket y el cambio en mis manos, aquel vendedor puso frente a mí una serie de libros para que eligiera alguno, a guisa de obsequio por la pasada Feria del Libro del Zócalo, versión virtual. Elegí sin titubeo El despertar de la poesía de Antonio Machado, en la Colección Popular del Fondo de Cultura Económica, con prólogo y selección de Luis García Montero. (¡Fue mi primer libro con el nuevo diseño de la colección!) Y con una sonrisa de oreja a oreja, emprendí el regreso a casa; pero ahí no pararon las buenas cosas, porque al revisar mi correo electrónico, se me informó que, a partir de la siguiente semana (es decir, desde el lunes 16), podía pasar a las oficinas de la CANIEM por mi ejemplar de Las genealogías de Margo Glantz, libro correspondiente a 2020 por el Día Nacional del Libro. Y para celebrar esa buena noticia, pasé una bonita tarde leyendo La bolsa amarilla, que había conseguido días antes.

Antes de ir a la Casa Club del Académico para resolver los pendientes de la semana, el miércoles 18, decidí pasar primero a la CANIEM por mi ejemplar; después de una hora de viaje, del metro Buenavista a General Anaya (pasando por Garibaldi y Chabacano, y en diferentes líneas), y caminar cinco minutos, por fin tenía en mis manos Las genealogías. (“¡Qué edición tan gordita!”, me dije, “Están más delgados los libros de años anteriores…”) Seguí adelante con mi itinerario sureño. Horas después, emprendí el regreso hacia la estación de Buenavista para tomar el tren suburbano hacia Tlalnepantla y, de ahí, a casita. Como llegué antes de lo programado, mi di una vuelta por el centro comercial aledaño y con un encargo pendiente, pasé a la sucursal de Porrúa allí ubicada. Me sorprendió encontrar en la mesa de ofertas por “el buen fin” ¡La bolsa amarilla de Lygia Bojunga! (“De haber sabido… De cualquier manera, ya le pasé el tip a Atenea”.)

Con todo y las circunstancias que nos orillan a un confinamiento extraño, donde las ferias del libro brillaron por su ausencia física (mas no en las redes sociales y en canales de YouTube, donde se multiplican como honguitos, suscitando la conversación), estas escalas librarias son pequeños milagros. En los meses recientes, donde la lectura ha sido una tabla de salvación (por así decirlo), estas breves escalas fuera de casa siempre se agradecen; y doblemente, para un cazalibros de temporada que se empeña en seguir dos tradiciones: conseguir el libro del año (porque Dia Nacional del Libro) y compartir esa pasión lectora consiguiendo ejemplares para obsequios cumpleañeros y navideños, y hasta por correo, pero de ello, hablaré en otro momento.

(#FelicesLecturas)

babelises@hotmail.com

@Cliobabelis

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedInPrint this page

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Galería 2

  • El metro en contigencia sanitaria por el COVID-19
    Estación del Metro, Salto del Agua. Foto: Alfredo Martínez
  • Entrada a Celebrando la Eternidad
    Entrada Bosque de Chapultepec. Celebrando la Eternidad. Fotografía: Estrella V. Leonor
  • Celebrando la Eternidad
    Celebrando la Eternidad en el Bosque de Chapultepec. Fotografía: Estrella V. Leonor
  • Celebrando la Eternidad II
    Fotografía: Estrella V. Leonor
  • Celebrando la Eternidad I
    Fotografía: Estrella V. Leonor
  • Parque Ecológico Xochitla
    Ofrenda de Día de muertos Parque Ecológico Xochitla en Tepotzotlán Fotografía: Estrella V. Leonor
  • El xoloitzcuintle.
    elebrando la Eternidad. Fotografía: Estrella V. Leonor
  • Grabados de José Guadalupe Posada
    Celebrando la Eternidad. Fotografía: Estrella V. Leonor
  • Ofrenda Monumental Tepotzotlán
    Fotografía: Estrella V. Leonor
  • Día de Muertos en Tepotzotlán
    Día de muertos en Tepotzotlán Fotografía: Estrella V. Leonor
  • Catrina 2019
    Catrina en Tepotzotlán Fotografía: Estrella V. Leonor
  • Ecos del 15 de septiembre...
    Fotografía: Irma Váldez
  • Ecos del 15 de septiembre...
    Fotografía: Irma Váldez
  • Mar
    Fotografía: Carolina Bello
  • Olas de mar
    Fotografía: Carolina Bello
  • Paisaje de playa
    Fotografía: Carolina Bello
  • Nubes
    Fotografía: Carolina Bello
  • Paisaje de carretera
    Fotografía: Carolina Bello
  • Playa
    Fotografía: Carolina Bello
  • Camino a la pirámide del Sol, Teotihuacán
    Fotografía: Estrella Vianey Leonor Torres
  • Vista de la pirámide de la Luna
    Fotografía: Estrella Vianey Leonor Torres
  • Paisaje de Teotihuacán
    Fotografía: Estrella Vianey Leonor Torres
  • Pirámide del Sol, Teotihuacán
    Fotografía: Estrella Vianey Leonor Torres
  • Paisaje panorámico de Teotihuacán
    Fotografía: Estrella Vianey Leonor Torres
  • Pieza del museo de la Cultura Teotihuacana
    Fotografía: Estrella Vianey Leonor Torres