LAS HORAS DE MI AGENDA

Escrito por Ulises Velazquez Gil el . Posteado en La Marcha de las Letras

Ulises Velázquez Gil

Un palacio a distancia. A resultas de la contingencia actual, el pasado 18 de febrero inició la cuadragésima segunda edición de la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, pero en la modalidad virtual, es decir, con enlaces en vivo entre autores y editores con los organizadores de la feria, a fin de proseguir la conversación que sólo un suceso capital puede llegar a reunir.

Mientras planeaba el tema de la siguiente columna, un colega de afanes hebdomadarios, Marcos Marín Amezcua, me preguntaba si se iban a vender libros, o de qué iba el rollo. (Bueno, ante las condiciones actuales, nada más estarán los e-books para adquirir, y conferencias y presentaciones para dar y prestar. Nada mal ¿no?) La ventaja de que ahora los eventos de la feria sean a distancia, permite, por un lado, el acercamiento de los lectores con sus escritores favoritos, sin que los espacios se atiborren como suele pasar en cada edición de la feria. Por otro lado, sí se extraña un poco el contacto con la gente, la cual, en su transitar por el Palacio de Minería, le inyecta de vida por todas partes.

Hasta el momento, he estado al pendiente de los diferentes enlaces con autores, presentaciones y lectura en su propia voz. De los más sobresalientes está la presentación de El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo, de la filóloga española Irene Vallejo, del cual cabe resaltar su importancia como pequeña gran historia del libro, donde a la par de la invención del papel y de la letra impresa, se dan otras historias alrededor suyo, desde invasiones hasta la consolidación de un capital cultural, donde los libros tienen (literalmente) la palabra.

Por el lado de las letras mexicanas, tenemos la presentación de La muerte de la lengua inglesa, libro de poesía reciente de Myriam Moscona, y del Material de Lectura de Rosa Beltrán, ambas obras bajo el sello de la UNAM. (Todavía estamos al pendiente de otras presentaciones en curso, mismas que tendrán su mención a medida que avance la feria… mientras el firmante de estas Horas ponga a tiempo su reloj, claro.)

Por ahora, queda estar en sintonía con las redes sociales de la FIL Minería y disfrutar de toda su oferta cultural, hasta el lunes 1° de marzo. Después de todo, siempre estará Minería.

Siete anaqueles para El Librero de Elyse. Uno de los sucesos más importantes en días recientes, radica en el séptimo aniversario de un canal de YouTube muy visitado por quien esto escribe: El Librero de Elyse, de una colega y amiga muy querida, quien sigue ganando batallas con todo y que la vida continúe haciendo varios ajustes.

La primera vez que conocí el mundo de booktube, fue gracias a Elyse Hdez., a quien acababa de seguir en Twitter y al ver que en su perfil compartía enlaces hacia su canal, me maravilló su manera tan cálida y elocuente de reseñar los libros recién leídos, además de su participación en diversas dinámicas, tales como el book haul (algo así como la mesa de nuevas adquisiciones) o el book tag, que vendría siendo la respuesta a un reto hecho por otro navegante de YouTube. P. ej. A partir de canciones de Green Day (grupo favorito de Elyse, por cierto), ver qué libros se acercan a la temática de una equis canción, o también el de Los Simpson, donde el carácter de cada personaje te remite a alguno similar. (Y así, hasta que las posibilidades se multipliquen…)

Aunque en el mundo de booktube haya, por definición, una misma línea a seguir, Elyse ha sabido ponerle su propio toque, a medida que suscite gran interés tanto para los nuevos visitantes del canal como a los espectadores de carrera larga. Entre sus primeros videos y el más reciente, trasmitido hace algunas horas, dos cosas son notorias: su elocuencia no deja de relucir a cada instante, y la conversación con ella prosigue, incluso ya terminado de ver el video. (Y como suele pasar en toda conversación, nunca faltan los papanatas que buscan cierto lucimiento personal o hacer patentes sus ganas de joder al prójimo, pero la inteligencia de ella siempre sale airosa, sin duda.)

Una de las cosas que más le apasiona a Elyse es hablar de su novela favorita, Cumbres borrascosas, que menciona a la primera provocación, con el fin de que más lectores se adentren en su historia; hay varios videos donde se consigna esa pasión, y en todos, se reafirman sus afanes lectores. Gracias a ello, ahora tengo una lectura pendiente de su novela favorita. (Para quien guste seguirle los pasos, aquí el enlace: El Librero de Elyse – YouTube.)

Por ahora, queda felicitarla por siete años de pasión lectora, que con el tiempo se ha reforzado con la experiencia académica y el intercambio de sus activos y nuevos suscriptores. Son siete años, como anaqueles donde se acumulan nuevas y conocidas lecturas, además de bolígrafos de colores para enfatizar los saberes encontrados a cada página.

Desde aquí, un fuerte abrazo y mi admiración, ahora y siempre. (¡Felicidades!)

De ciencia y arte. “El artista presupone la libertad, contempla el fenómeno como un todo, lo hace entrar en su obra con sus causas relativas, lo trata como si fuera libre, él mismo libre en su forma de considerarlo.

La ciencia busca lo general por lo necesario; el arte debe buscar lo general por lo contingente; para la ciencia, el mundo está interrelacionado y determinado; para el arte, el mundo es discontinuo y libre; la ciencia descubre la generalidad extensiva; el arte debe hacernos sentir la generalidad intensiva; si el dominio de la ciencia es el determinismo, el dominio del arte es la libertad.” (Marcel Schwob, Ensayos y perfiles, Fondo de Cultura Económica).

Viajar con Julio Verne. En la tuitósfera, además de conocer los temas del momento y de discrepar a diestra y siniestra sobre equis, ye, zeta cosa, nunca dejan de suscitarse encuentros y gratas coincidencias, y más cuando los libros son el punto de partida y de regreso.

Al conocer a Alezita Bonilla, una de las mentes brillantes detrás de Cuervos parlantes (canal de YouTube también dedicado a los libros), me sorprendió su curiosidad infatigable, con el fin de pedir recomendaciones para el cumplimiento de sus retos de lectura. Cuando pidió consejo para cumplir con la consigna del mes de febrero, con un libro sobre sexo, el firmante de esta columna (con un dejo de cansancio aún, dados los primeros rayos de sol) sólo se le ocurrió mencionarle aquella novela de Almudena Grandes, Las edades de Lulú, la cual sí fue leída por nuestra joven colega, pero al leer sus reacciones en el timeline, sentí que había cometido un error, del cual sabré enmendarme.

Cuando la cuenta de Twitter de ¿Qué Leer? compartió una imagen de varias novelas de Julio Verne, por el 193 aniversario de su natalicio, Alezita expresó su interés por Viaje al centro de la Tierra, y éste que lees, suscribió la idea con la siguiente frase: “¡Ése también la tengo pendiente! ¿Lo leemos a la par?” Dicho y hecho, aunque con una ligera diferencia: para cuando ella llegó al capítulo cuarto, me enfrasqué en la lectura de Viaje al centro de la mente, volumen publicado por Páginas de Espuma, que reúne los ensayos literarios y científicos de Verne, además de algunas entrevistas y varios discursos, académicos y de orden cívico. (Tanto para los conocedores como para los incipientes lectores de la obra verniana, es un magnífico volumen. Cabe mencionar la inclusión de un ensayo sobre Edgar Allan Poe, autor que influyó sobremanera en ulteriores obras de Verne, en particular, Cinco semanas en globo y, veladamente, en La vuelta al mundo en 80 días.)

Una vez que terminé de leer ese volumen misceláneo, hice lo propio con Viaje al centro de la Tierra, el cual no dejó de maravillarme a cada página, tal y como me había sucedido con Veinte mil leguas de viaje submarino. Aunada a esta intención lectora, la sintonía televisiva de Las extraordinarias aventuras de Julio Verne por la señal de Canal Once, dentro de su barra para niñas y niños. (Con todo y el recurso de la ficción, el acercamiento a las novelas de Verne puede darse por hecho. Al menos, en mi caso…)

Para el momento en que pongo punto final a esta entrega de las Horas, me espera El castillo de los Cárpatos, del cual puedo decir, por ahora, que lo disfrutaré sobremanera. ¡Cuenten con ello!

(Muchas gracias por leerme.)

babelises@hotmail.com

@Cliobabelis

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedInPrint this page

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Galería 2

  • El metro en contigencia sanitaria por el COVID-19
    Estación del Metro, Salto del Agua. Foto: Alfredo Martínez
  • Entrada a Celebrando la Eternidad
    Entrada Bosque de Chapultepec. Celebrando la Eternidad. Fotografía: Estrella V. Leonor
  • Celebrando la Eternidad
    Celebrando la Eternidad en el Bosque de Chapultepec. Fotografía: Estrella V. Leonor
  • Celebrando la Eternidad II
    Fotografía: Estrella V. Leonor
  • Celebrando la Eternidad I
    Fotografía: Estrella V. Leonor
  • Parque Ecológico Xochitla
    Ofrenda de Día de muertos Parque Ecológico Xochitla en Tepotzotlán Fotografía: Estrella V. Leonor
  • El xoloitzcuintle.
    elebrando la Eternidad. Fotografía: Estrella V. Leonor
  • Grabados de José Guadalupe Posada
    Celebrando la Eternidad. Fotografía: Estrella V. Leonor
  • Ofrenda Monumental Tepotzotlán
    Fotografía: Estrella V. Leonor
  • Día de Muertos en Tepotzotlán
    Día de muertos en Tepotzotlán Fotografía: Estrella V. Leonor
  • Catrina 2019
    Catrina en Tepotzotlán Fotografía: Estrella V. Leonor
  • Ecos del 15 de septiembre...
    Fotografía: Irma Váldez
  • Ecos del 15 de septiembre...
    Fotografía: Irma Váldez
  • Mar
    Fotografía: Carolina Bello
  • Olas de mar
    Fotografía: Carolina Bello
  • Paisaje de playa
    Fotografía: Carolina Bello
  • Nubes
    Fotografía: Carolina Bello
  • Paisaje de carretera
    Fotografía: Carolina Bello
  • Playa
    Fotografía: Carolina Bello
  • Camino a la pirámide del Sol, Teotihuacán
    Fotografía: Estrella Vianey Leonor Torres
  • Vista de la pirámide de la Luna
    Fotografía: Estrella Vianey Leonor Torres
  • Paisaje de Teotihuacán
    Fotografía: Estrella Vianey Leonor Torres
  • Pirámide del Sol, Teotihuacán
    Fotografía: Estrella Vianey Leonor Torres
  • Paisaje panorámico de Teotihuacán
    Fotografía: Estrella Vianey Leonor Torres
  • Pieza del museo de la Cultura Teotihuacana
    Fotografía: Estrella Vianey Leonor Torres