ALHARACA MEDIÁTICA EN TORNO A LA RECAPTURA DE JOAQUÍN GUZMÁN

Escrito por Juliana Castellanos Pedraza el . Posteado en Guliana en el País de las Desmaravillas

Aunque la acción comenzó en Sinaloa a las 4.30 horas de este viernes 8 de enero, la información oficial comenzaría a fluir para el ciudadano, después de mediodía. ¡¡¡Por fin, una buena para el gobierno federal!!!, luego de tantos reveses, señalamientos, exhibidas, burlas y tumbos y más tumbos tras el numerito del pasado once de julio, cuando se informara de la segunda ¿fuga? de uno de los pilares del Cártel de Sinaloa.

Y con la confirmación de la misión cumplida, llegó el abuso mediático institucional que todo el día hasta el “chou” nocturno en horario triple AAA, bombardeara una y otra vez a la gente de a pie, todavía incrédula de un evento que entrecomillas dará un poco de respiro a la reputación gubernamental que habita los pinoles.

Los aliados de la radio y la televisión –celosos de la tarea informativa y opinativa que les conviene- dieron rienda suelta a tan significativa recaptura, la segunda en su haber para el “Chapo” que desde esta noche retornó a su “hogar”, contradiciendo lo que horas antes se había descartado, regresarlo al Cefereso del Altiplano, justo el lugar de donde emprendió la graciosa huída para sucumbir casi 180 días después ante la llamada irresistible de rendirle pleitesía al séptimo arte, con una película autobiográfica.

Notas, comentarios, crónicas, reportajes, entrevistas con especialistas, sondeos, publicación de tweets… hasta la cadena nacional;  en fin todos los recursos periodísticos disponibles –hasta la náusea- tanto informativos como de opinión para no sólo enmarcar sino magnificar la tarea gubernamental hasta ahora cumplida, luego de seis meses quizá de presiones del vecino de Washington o por hacerse notar en próximas apoyos económicos –por cierto recortados- del Plan Mérida, porque según trascendió el enojo de los cara pálidas sí dolió.

El hecho en sí, es observable desde dos perspectivas. Por una parte, la de volver a poner a buen recaudo con todo el desgaste de recursos de: inteligencia, humanos, técnicos, financieros,  infraestructura y operativos que ello conlleva, cumpliendo con el deber institucional tal como lo dictan las leyes. Y segundo, el lamentable manejo mediático del suceso dentro de la comunicación política oficial.

Insistimos que vanagloriarse y celebrar al grado que hoy atestiguamos casi  casi minuto a minuto en tiempo real, es impensable si se parte de un supuesto fundamental, no se hizo nada extraordinario más que cumplir con su trabajo. ¿O, no? para eso se destinan tantos y tantos millones de pesos de presupuesto anual que incluyen estratosféricos sueldos y beneficios para tan pocos y decepcionantes resultados pues no se han ido de las calles del país entero, ni la inseguridad, ni la violencia, ni las cifras rojas.

Prudente, luego de la picota de casi medio año, hubiera sido informarnos el hecho de manera apegada a la realidad sin tanto sensacionalismo ni triunfalismo, y lo escribimos por aquel refrán que reza así: “alabanza en boca propia es vituperio”. Ahora seremos saturados –por ser año electoral-  bastantes semanas-días-horas  -pa’acabarla de amolar-  de spots de audio y video de este ¿enorme logro?, sólo observable en los rostros del gabinete en pleno de seguridad y otros funcionarios como la secretaria de relaciones exteriores que ante la lectura de un twitter del ejecutivo federal en voz del ¿responsable de la política interna?, no sabía si llorar o reír de alegría, contagiando de inmediato a los diplomáticos convocados y… cual jornada futbolera aplaudieron efusivamente  la recaptura de Joaquín Guzmán.

Amén de…  las felicitaciones orales y en unas cuantas horas más impresas en los principales rotativos de circulación nacional, lambisconadas de ¿honorables y filántropas? figuras cómplices en el despojo nacional, sin faltar las plumas oficialistas “a modo” que elevarán hasta el infinito… cada detalle de ¿la proeza institucional? Intentos fallidos todos, para reposicionar la imagen -tan desacreditada por méritos propios-  de quien no le ha cumplido –ni le cumplirá porque no hay voluntad-  al pueblo de México.

Y pa’colmo el pronunciamiento de dos innotables como Fox y Calderón, que mucho tendrían que explicarle al pueblo de México qué hicieron sus gobiernos o qué dejaron de hacer en torno a la figura del día y de muchos más. Habrá que enviarles los libros de la periodista Anabel Hernández para refrescarles la memoria a estos cínicos del poder.

Excelente jornada de ¡¡¡info-espectáculo puro!!!, dirán los teóricos de la comunicación, jornada penosa para considerar este hecho –dado que la burra no era arisca, los palos la hicieron- como un enorme distractor ante una información nada grata que se nos vendrá encima…  ¿será el nuevo avión presidencial, o la puntilla económica-financiera para el país, o un nuevo préstamo internacional que nos hará más esclavos de los agiotistas internacionales, o vaya usted a saber qué? El tiempo habrá de respondernos tarde que temprano, ya lo verá respetable internauta.

Para cerrar este ejercicio de ideas, sólo resta comentar que tras la exhibida de hace unos días en The New York Times, respecto a que el gobierno peñaniestista no le rinde cuentas al pueblo, dada la fuga de el “chapo”, la casa blanca y la verdad de Ayotzinapa; nuestro mínimo optimismo nos lleva a pensar que en breve también y en cadena nacional, tendremos información “veraz y oportuna” sobre los últimos dos pendientes destacados

P. D. única    ya no le crean al “brujo mayor” falló en su pronóstico relativo al sinaloense.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedInPrint this page

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (2)

  • Manuel Castañeda Riou

    |

    “Gracias por tus comentarios y seguirnos en este espacio”.

    Responder

  • José Macario Méndez B

    |

    Excelente punto de vista. Personalmente no me creó el cuentito de que se trata de una “misión cumplida”. Una cosa es clara: si Guzmán Loera es extraditado del territorio mexicano, deja por una lado en entredicho, que el gobierno mexicano no es capaz de retener a delincuentes de ” gran envergadura” y por otro lado, que sí el narcotraficante de va al “gabacho”, posiblemente no lo haga solito, sino que se llevaría consigo a una gran cantidad de restos putrefactos entre los que destacarían políticos y funcionarios que lo estuvieron apoyando incondicionalmente desde sus cómodas y ” bien ganadas ” trincheras. Es un arma de doble filo y bueno, sí quiere usted verlos desde un punto de vista mediático, consideró que ahora el pueblo se la tragó completita y sin mascar todo en torno al Chapo. El dólar, la educación, los energéticos y las alzas constantes a los impuestos poco interesan si se puede dormir “tranquilo”. #shhhhh

    Responder

Deja un comentario