LAS HORAS DE MI AGENDA

Escrito por Ulises Velazquez Gil el . Posteado en La Marcha de las Letras

Ulises Velázquez Gil

Escalas de lectura. Ayer por la tarde, mientras planeaba el rumbo de las presentes Horas, en vez de releer mi novela obligada durante la Semana Santa, me decidí por el epistolario de Octavio Paz y José Luis Martínez: Al calor de la amistad. Correspondencia 1950-1984, cuya edición corrió a cargo de mi admirado Rodrigo Martínez Baracs.

A medida que avanzaba en la lectura de las cartas, de cuando en cuando hacía escala en la parte final del libro, donde se consignan las notas hechas al epistolario, y al momento de revisar una nota donde Martínez Baracs se refiere al apoyo económico de ¡El Colegio Nacional! hacia Octavio Paz en la segunda mitad de los años 50, de inmediato fui por el epistolario de Paz con Alfonso Reyes para corroborar ese dato, y, en efecto, Paz sí recibió apoyo del Colegio, pero de El Colegio de México. Aclarado ese punto, continué mi lectura.

La segunda escala se dio al momento de leer en una de las cartas la reacción de Paz ante un premio de poesía que le había sido conferido en Bélgica. En ese momento, sólo pensé lo siguiente: “Pero si ese episodio viene en Vislumbres de la India…”, y sí, fui por mi edición de Galaxia Gutemberg y en las páginas 33 y 35 encontré la referencia. (Por cierto, ese episodio fue materia prima de una cápsula televisiva de la serie Imaginantes, conducida por José Gordon. En YouTube seguro que lo encuentran…)

Como si no fuera suficiente, la tercera escala se debió al nombre de otro escritor grato y notable para el autor de Ladera Este: Tomás Segovia. En tres cartas de Al calor de la amistad, Paz le encomienda a Martínez conseguirle trabajo a Segovia. Luego de revisar la respectiva nota, revisé mi ejemplar de las Cartas a Tomás Segovia (1957-1985) y lo comprobé de buenas a primeras. (Si se hiciera un balance general de los epistolarios de Octavio Paz, no dudaría en decir que una cualidad predominante es la persistencia: en los temas, los colegas, las ediciones, en fin…)

Prosigo mi lectura y en una de las misivas Martínez –ya director del Instituto Nacional de Bellas Artes– le informa a Paz que Vicente Rojo se encargará de diseñar el número de la Revista de Bellas Artes dedicada a Marcel Duchamp, circunstancia que (amén de ser una cuarta escala) me hizo acudir a un libro de reciente compra en la pasada Feria de Minería: Lenguaje en libertad. El Colegio Nacional celebra a Octavio Paz, donde se reúnen, entre otros textos de los integrantes de El Colegio Nacional, varias cartas de Paz y de Rojo, donde se consigna dicho proceso editorial y de diseño.

La quinta escala se volvió poética, pues en una de las misivas a Martínez, Paz le comparte su versión definitiva de “Delicia”, poema del que, por cierto, Martínez es dedicatario. De acuerdo con la nota de Martínez Baracs, dicho poema tiene tres versiones, de las cuales la primera seguía siendo la favorita del crítico y funcionario, aunque la tercera tiene lo suyo. No por nada es el segundo poema de Un sol más vivo, antología de poesía paciana hecha por Antonio Deltoro, y, claro, tomé el libro de marras para comprobarlo (y leerlo en voz alta).

Por último, mi sexta escala surgió ya de las cartas finales, donde Martínez, entonces director del Fondo de Cultura Económica, hace observaciones importantes al texto de Paz sobre sor Juana, mismas que atendió en tiempo y forma para su postrer publicación. Aquí la mención no me hizo acudir a una página específica, sino a la página destinada a los agradecimientos, donde aparece con orgullo el siguiente: A José Luis Martínez, que me abrió las puertas de su biblioteca, me obsequió fotocopias de algunos libros y me ayudó, como siempre lo ha hecho, con sus consejos y su amistad.

Al terminar de leer, y de ver cuántos libros han aparecido a mi lado, no dejo de sorprenderme con el simple hecho de ver cuántas cosas ha suscitado un solo libro. Aunque, he de confesarlo, no es la primera vez que pasa… Siempre que tomo un libro al azar de mi biblioteca y leerlo antes de dormir, en algún instante será fuerte mi curiosidad y buscar otro ejemplar que despeje una momentánea duda. Pero como el sueño es más fuerte, dejo el resto en manos del separador en turno. (Y aquí me quedo por mientras.)

6 poetas 6 en la FES-Acatlán. Nacida en 2010 y con 25 plaquettes en su haber, Parentalia ediciones es una editorial preocupada por difundir la poesía mexicana reciente en sus múltiples registros; desde Enrique González Rojo Arthur y Raymundo Ramos hasta María Baranda y Pura López Colomé, la colección Fervores ya se ha vuelto clásica y de notorio referente hoy en día.

En la antesala del sexto aniversario, Parentalia ediciones presentará seis nuevas plaquettes: Poderes del cuchillo (Blanca Luz Pulido), Todo en orden  (Coral Bracho), Ronda del Mig (Pedro Serrano), Doble naturaleza (Rodolfo Mata), Egisto, mientras tanto (Julio Hubard) y El pino de Stefaan y Solange (Víctor Manuel Cárdenas). La cita es el jueves 31 de marzo, a las 11 a.m, en la sala de congresos del Centro de Estudios Municipales y Metropolitanos de la FES-Acatlán, con la participación de los investigadores Rubén D. Medina y Alejandro Higashi, el pintor Gerardo Torres y los autores, acompañados por el editor Miguel Ángel de la Calleja. Cabe decir que esta presentación se realizará en el marco de las actividades por el 40 aniversario de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán (UNAM).

(Ante un grandioso cartel de 6 poetas 6, con todo gusto allí estaremos. Y ustedes ¿también? Seguro que sí.)

Cita a guisa de efeméride. “La poesía es como la revelación de las cosas. La poesía entendida como la comunicación de la emoción humana; si no hay emoción puede haber muy buenas ideas, pero no se trata de ideas. Tampoco es cosa de que se escriba con los pies… La poesía trata de instantes, de momentos de la vida en que se debe transmitir una emoción. Es un descubrimiento de la verdad del mundo, de las cosas que te rodean”. (Jaime Sabines, en el 90 aniversario de su natalicio.)

[Compilado en: Jaime Sabines. Apuntes biográficos de Pilar Jiménez Trejo. Tusquets.]

La biblioteca recomienda… De entre las publicaciones que adquirí en el Segundo Remate de Libros en El Colegio Nacional (mismo que llegará a su fin el viernes 1° de abril, así que deben darse prisa), conseguí un opúsculo que me llamó mucho la atención, empezando por el título: Aforismos de Jaime Torres Bodet. A decir verdad, me quedé de a seis, no por el autor, sino por el contenido. (“¿Y de cuándo a acá le dio a Torres Bodet por ese género?”, me dije.) Una vez que empecé a leerlo, mi percepción varió.

Aforismos se compone por máximas entresacadas de sus discursos (ingente labor a cargo del investigador y crítico Alberto Enríquez Perea), acertadas, generosas e inteligentes, en torno a diversos temas que Torres Bodet abordó en su faceta como funcionario, sea en la Secretaría de Educación Pública, sea al frente de la UNESCO. Desde la educación y la política hasta el amor a México, ningún tema le fue ajeno. Van de muestra las siguientes perlas:

Un país capaz de grandeza no vive de sus errores.

La tolerancia y la humildad, virtudes capitales del historiador.

El conocimiento, sin la pasión de la dignidad, no libera a nadie.

Obra lenta y profunda es la educación. Y más lenta, en verdad, cuanto más profunda.

El educador se define no cuando se entrega a medias sino cuando más da de sí mismo.

En estos tiempos, tan necesarios de brújula y conocimiento, bien vale la lectura dedicada de estos Aforismos, y así llenarse de fuerza para las cosas que vienen. (Prepararse, ante todo, ¿no creen?)

Ante todo, muchas gracias. Con la presente entrega, Las horas de mi agenda cumple un año de estar en este espacio, a la par de La marcha de las Letras, donde hacen escala todo tipo de cosas.

Para la nueva temporada, espero darle continuidad a “Escalas en el dial” (sobre la radio mexicana de hoy y siempre) y se avecina una sección nueva, “El sillón del cácaro”, en torno al cine en casa, que, llegado el momento, se integrará a esta miscelánea; además de sus secciones favoritas “Gloriosa efeméride” y “La biblioteca recomienda…”

Dicen que es de bien nacido ser agradecido, y desde aquí va mi rotundo agradecimiento hacia las instituciones mencionadas en mis recomendaciones y crónicas; a mis colegas presentes, pretéritos y futuros (¡y los que faltan aún!), por sus enseñanzas y amistades a primera vista, pero sobre todo a ustedes, lectores, que me privilegian con su preferencia semana tras semana. ¡¡Muchas gracias!!

babelises@hotmail.com

@Cliobabelis

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedInPrint this page

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (1)

  • Yo mesmo

    |

    Crées en lo que dice Sabines? “La poesía es como la revelación de las cosas. La poesía entendida como la comunicación de la emoción humana” y si de repente llega – llega temprano, mucho antes que Sabines – ese tipo Huidobro y desmitifica la aproximación de Sabines a una definición de la poésia o a una paráfrasis si lo prefieres. La poesía tal vez no exprima nada humano sino algo que nos sobre pasa y que no tiene nada de artístico o que no se lía a ningún sentimiento “Toda poesía válida tiende al último límite de la imaginación.” dice Huidobro (1) y eso esta mucho más allá del sentimiento humano. El cuestionamiento pertinente no se dirije hacia el humano sino hacia el lenguaje mismo a menos de querer meterse en los terrenos de la biología.

    (1) La Poesía (Fragmento de una conferencia leída en el Ateneo de Madrid, el año 1921 ).

    En realidad el problema de la poesía no me interesa más pero no quise dejar escapar la oportunidad de saludar a un colega de mis años mostros atareado con los nudos de la poésia, los que, entre más intentamos desanudarlos más se aprietan.

    Responder

Deja un comentario