Del Festival del Quinto Sol en suelo mexiquense

Escrito por Hugo Arturo Cardoso Vargas el . Posteado en Entre la Fiesta y la Historia

El domingo 19 de marzo asistimos a la Ceremonia Tradicional matlatzinca en el marco del Trigésimo Festival Quinto Sol que “rinde homenaje a antepasados que llevaban sus actividades bajo la tutela de los astros y rescata la riqueza cultural que nos brindan los pueblos originarios de la entidad” y que organiza el gobierno del Estado de México gracias a la colaboración y apoyo de varias dependencias municipales, estatales y federales.

El Festival inició el miércoles 15 de marzo en la Zona Arqueológica de Huamango en Acamay a las 11:00; el sábado 18 fue la Ceremonia Tradicional otomí: Enflorecimiento del fogón en la Explanada municipal de Temoaya; el domingo se realizó la Ceremonia Tradicional Matlatzinca y la sede fue la Delegación Municipal de San Francisco Oxtotilpan en el Municipio de Temascaltepec y simultáneamente se realizaba la Ceremonia Tradicional Mazahua en el Centro Ceremonial Mazahua en Santa Ana Nichi en San Felipe del Progreso. El lunes en la explanada de la Delegación de San Juan Atzinco del Municipio de Ocuilan sería la Ceremonia Tradicional Tlahuica en todos estos lugares la celebración sería a las 11:00.

El jefe supremo matlatzinca Rafael Hernández inicia la ceremonia del encendido del fuego nuevo con una oración en matlatzinca

El jefe supremo matlatzinca Rafael Hernández inicia la ceremonia del encendido del fuego nuevo con una oración en matlatzinca

El martes 21 de marzo se realizarán 2 actos para cerrar las actividades de este Festival del Quinto Sol; primero (aunque sin hora determinada) la Ceremonia de Clausura en el escenario de la Zona Arqueológica de Teotenango en el Municipio de Teotenango del Valle y a las 19 el concierto de clausura que se titula Azteca sprit (qué tal ofensa o exceso de postmodernidad; claro podría esta palabra sprit pertenecer a alguna de las lenguas madres indígenas del Estado lo que ignoro) en la explanada municipal de Tenango del Aire. El programa oficial insistió en localizar todos los eventos en el Estado de México, cuando la mayoría de mexiquenses por necesidad o por relaciones familiares o comerciales conoce los sitios elegidos como sede de este Festival. Por cierto que en el reporte del noticiero de las 15:00 del martes se informó de más de 80 eventos en más municipios de los que en realidad, con el programa oficial en mano, se anunciaron.

Pero en fin, el asunto es que en San Francisco Oxtotilpan en el municipio de Temascaltepec es la sede de los únicos lengua-hablantes matlatzinca y por eso se eligió este lugar para que participe en el Festival del Quinto Sol.

El jefe supremo sahuma a los asistentes

El jefe supremo sahuma a los asistentes

La ceremonia inició con la bienvenida a las autoridades locales, de las estatales y de las federales además de la presencia importante de los jefes supremos de los otros pueblos originarios del Estado de México, claro el discurso breve a cargo del jefe supremo Rafael Hernández fue en matlatzinca y después en castellano.

DSCN8940

El presidium del Festival del Quinto Sol en San Francisco Oxtotilpan Temascaltepec México

Una vez organizados en el presídium los invitados fueron presentados uno a uno para recibir el aplauso de los asistentes y a las 12:00 en punto se procedió a la Ceremonia Tradicional Matlatzinca de encender el fuego nuevo.

Ceremonia que inicia con colocar enfrente del templo de San Francisco pero fuera del atrio un atajo de leña, con cierto orden y acompañada de un rezo, en medio de un círculo de flores y a los lados de la leña dos pencas de maguey con su candela –como de 80 centímetros de alto- cada penca. Afuera del florido círculo se colocó un metate con su correspondiente mano y mientras el jefe supremo procedía a encender la leña, una mujer –tal vez su esposa- se inclinó sobre el metate y empezó a elaborar una salsa de color rojo.

Al jefe supremo le ayudaba en la ceremonia otro personaje importante porque además de cooperar en la colocación de la leña, del encendido y hasta en la oración continúo participando durante la ceremonia. En cuanto la leña empezó a arder la señora, abandonando el metate, se acercó al fuego y tomo tres tamales nejos (como le llaman) y les untó la salsa que recién terminaba de hacer y con mucha parsimonia y tal vez elevando otra oración los colocó amorosamente sobre la leña que empezaba a quemarse. Aquí entendí la expresión de Nieves Arias –promotora cultural de San Francisco- que vio el sitio de la ofrenda del encendido y me externó: “Falta el metate, el metate es muy importante en la ceremonia.” Claro entendí que era porque en ese instrumento se expresaba la participación de la mujer en la ceremonia.

Después el jefe supremo Rafael Hernández y su ayudante fueron sahumando a los que estábamos cerca del sitio del encendido del fuego nuevo y una vez que concluyó las autoridades regresaron a su lugar y se inició la parte propiamente festiva.

Los integrantes de La danza de los negros

Los integrantes de La danza de los negros

Porque se presentó una danza bastante dispareja entre los Concheros de San Francisco, un  grupo de puras mujeres la mayoría muy jóvenes y el capitán un personaje como de 70 años y tal vez su esposa que a pesar de su esfuerzo no podían seguir los pasos de la danza de un grupo más pequeño de seis mayores de edad (sólo una mujer) y un pequeño como de 10 años que le encantaba posar para las cámaras, además de quien llevaba el ritmo en el teponzaxtli. De que eran externos a San Francisco lo denotaban su coordinación, su “lujoso” vestido y hasta la actitud.

El jefe supremo participa de la comparsa de chinelos y porta su estandarte

El jefe supremo participa de la comparsa de chinelos y porta su estandarte

Después apareció un grupo de seis danzantes y su coordinador con la única danza tradicional de San Francisco: la Danza de los negritos. Todos iban con un traje (de licenciado) negro dos o tres tallas más grandes que la de los danzantes, abajo del saco la vestimenta era muy diversa; pero todos con zapatos negros; cada uno con unas castañas enormes que ni les cabían en su mano derecha y sobre el rosto, salvo la más pequeña, una máscara negra creo de barro hecha. Al hombro un morral de ixtle y en dos la leyenda: “Danza los negritos” y solo el coordinador llevaba su doble distintivo: una vara pequeña y una ardilla disecada. Todos portaban sombrero de palma. Como era de esperar fueron los más aplaudidos de la tarde.

Cerró la comparsa de Chinelos de San Juan y después de danzar como media hora empezaron a invitar a sus filas a los asistentes y así todos los del presídium danzaron al ritmo de la banda y entre los Chinelos que no dejaron de lanzar dulces al público que peleaban –en especial los niños- la posesión de este presente. Terminó la danza con el estandarte de la comparsa agitado en las manos del jefe supremo. Acto seguido se invitó a todos a asistentes, invitados y colados a la muestra gastronómica de comida tradicional matlatzinca que fue acompañada del imprescindible pulque y que me quedé con las ganas de probar.

En la etapa final, cuando empezaron a recoger sillas,  mesas, tablones y mamparas los trabajadores del municipio de Temacaltepec; mientras se lograba alguna  entrevista a los jefes supremos –Arturo Ramírez jefe supremo matlatzinca de 209 a 2011 y a; mientras de disfrutaba de un taco de hongos gachupines en adobo o un pozole de trigo, en la iglesia se preparaban para iniciar la procesión en honor del Señor San José.

Pero tuvimos que abandonar san Francisco para llegar a la carretera que une Toluca con Zihuatanejo para regresar a la Ciudad de México.

La danza de concheros de San Francisco en el interior del templo, cantando alabanzas

La danza de concheros de San Francisco en el interior del templo, cantando alabanzas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedInPrint this page

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario