Foto: Clara Nila de Cardoso

Del Festival Medieval Internacional de Hadas y Duendes en Huesca de Ocampo

Escrito por Hugo Arturo Cardoso Vargas el . Posteado en Entre la Fiesta y la Historia

La invitación de mi sobrina Lilian nos obligó, a mi esposa y a mí, a viajar a Pachuca porque la sede del Primer Festival Medieval Internacional de Hadas y Duendes sería, nos dijo, en Huasca de Ocampo, por cierto bello pueblo mágico que no pudimos conocer.

Por eso decidí cuando llegamos a la terminal abordar el autobús que recorre la ruta México Tulancingo; pero significó esperar más de una hora y ahí estábamos sentados entre los pasajeros que abordaban distintos autobuses que les llevarían a su destino. Por fin se nos permitió el acceso a los andenes y ahí a buscar el camión que iba a Huesca; pero gran sorpresa, que contraste con el entusiasmo y claridad que me indicó la boletera (que fea expresión pero bueno, la pueden cambiar por su equivalente). Nadie de los que abordarían la unidad que saldría a las 9:00 –incluso el chofer, el mismísimo chofer- sabía dónde era Huasca y los que esperaban el siguiente viaje tampoco.

DSCN9093

Foto: Clara Nila de Cardoso

Así, dispuesto a reclamar a quien me vendió el boleto, me dirigí a donde se encontraban los jefes de piso (o su equivalente) a decirles que había comprado un par de pasajes para Huasca pero que el chofer no conocía el lugar en que debía bajarnos; porque la ruta era hasta Tulancingo. Todavía cortésmente el encargado se dirigió al conductor y le dio algunas señales que –estoy seguro ni entendió ni le importó; porque seguía argumentando que era la primera vez que recorría esa ruta y por eso no podía ayudarnos ni orientarnos sobre El crucero, ese era el lugar donde deberíamos bajar y ya estábamos en Huasca.

DSCN9137

Foto: Clara Nila de Cardoso

También la boletera me dijo que en una hora y 45 minutos estábamos en Huasca, ese era el tiempo normal de la corrida (en su mente, como la crisis), pero todo lo que me dijo fue mentira. El conductor no conocía la ruta y no llegamos en el tiempo señalado. Porque a las 11:00 apenas íbamos entrando a la Terminal de Autobuses de Pachuca.

Por cierto al apearnos de la unidad estaba seguro no llegaríamos ni en dos horas a Huasca; porque la unidad hace base no sé cuánto tiempo. Pero además, no pude reprimir una expresión de queja porque enfrente de la unidad se localizaba la salida de los andenes. Pero ¡sorpresa! en medio se levantaba una valla de ladrillo como de metro y 20 centímetros de altura y adicionalmente otros 80 centímetros de protecciones metálicas muy cerradas. Así que recorrimos a la vera de la valla y vaya que nos hizo caminar entre ir y regresar como 500 metros (por lo  menos). ¡Ya me imagino cuando alguien de edad tiene urgencia para desalojar lo que conservó en la vejiga y en los intestinos no sólo la urgencia sino las expresiones corporales de esa urgencia!

Ah… no lo había dicho. Decidí era mejor abandonar el autobús en Pachuca y movernos en otro transporte desde Pachuca hasta Huasca y por eso me di cuenta del bello y saludable recorrido que debe hacer todo aquel que llega a la Bella Airosa, venda de donde venga. Si el muro del señor del país del norte nos quiere dividir; el muro de la terminal sólo nos quiere ayudar a mejorar nuestra salud al ejercitarnos en y durante su recorrido; así que no todos los muros son malos … los hay peores (para la salud).

En fin, nos fuimos a la base de taxis, porque en camión ni soñando llegaríamos en una hora a pesar de la cercanía, pero entre el tramo de la zona urbana y que es un carretera de solo dos carriles con pocas posibilidades de rebasar hacían el recorrido más bien lento. Así que sin más abordamos un taxi, una disculpa a todos los que estaban formados esperando unidad que los llevara a su destino. Pero yo le pregunté al despachador y el único chofer que recién llegaba a la base aceptó llevarnos a Huasca, con la promesa tampoco cumplida de hacerlo en 45 minutos como máximo.

DSCN9099

Foto: Clara Nila de Cardoso

 

DSCN9143

Foto: Clara Nila de Cardoso

Por cierto la esposa del chofer, una señora mayor, le llevó el almuerzo y pues aprovechó para acompañarnos a Huasca (seguro no le cobrarían el viaje). Y así cruzamos parte de Pachuca hasta llegar a Huasca de Ocampo. Cuando llegamos en lo que nos daba el cambio del importe del pasaje, me dirigí, velozmente para mi edad, a preguntar a un personaje caracterizado, por el sitio del Primer Festival … y me dijo que no era en la cabecera municipal sino en otro sitio no tan lejano pero que había de ocupar transporte así que le pedí a nuestro chofer nos llevara al sitio del Festival y –claro pagué otra suma adicional por este servicio. Seguro que después de que dejamos la unidad el chofer -por fin- pudo disfrutar de las delicias que le había preparado su esposa.

En el sitio, un hotel al lado del lago, todo eran carreras, los que estaban formados esperando ingresar eran los únicos “tranquilos”. Porque una vez dentro se veía a mujeres y hombres desarrollando distintas actividades; llevando mensajes, levantando pendones, colocando el equipo de sonido y-para no agotar al lector- colocando la enorme cantidad de sillas que cubrían tres lados del escenario.

Desde luego no faltaban los puestos en donde se veían los más extraños, a mis ojos acostumbrados a otros aditamentos, herramientas e instrumentos de la fiesta. Porque se veían hombres (no corderos) cubiertos con piel de lobo como lo ilustran viejos grabados representando a los feroces francos de Francia; un mago como Merlín o los personajes antagónicos de El Señor de los anillos: Gandalf, Saruman y Radagast.

DSCN9102

Foto: Clara Nila de Cardoso

Aunque predominan los personajes como Cruzados o al menos caballeros (sin caballo) andantes; algunas hadas, pocos duendes y hasta una pareja real, digo de la realeza: el rey y la reina del Castillo de Kamelot. Una figura destacaba es Sir Percival de Gales, representado por el director general de Kamelot el Castillo del rey, Samuel Shapiro que siempre se le escurre a Laura Contreras directora general y quien se encarga de atender a los medios de comunicación presentes, entre otras muchas actividades que la obligan a ir y venir correteando a los personajes, a los periodistas, al público y hasta a asistentes destacados como Blue Panther, el legendario luchador que no podía pasar desapercibido a algunos asistentes.

DSCN9095

Foto: Clara Nila de Cardoso

En fin, van los nombres de los principales protagonistas del espectáculo familiar, mágico y celebrativo son: Samuel Shapiro Director General y Sir Percival de Gales; Laura Contreras, Directora General; Igor Cruz, Merlin; Berenice Ruiz, Princesa; Ariadna Tapia, Angelóloga; Luis Cortés, Espíritu del Bosque, Fe, Sacerdotisa Wicca; Christopher Carmona, Hombre de Fuego; Caballeros de la Orden de Kamelot (los nombres forman una larga lista, incluida dos damas); el grupo Codex Festivus que interpreta Música de Gaitas); Tania Yedith y su grupo Espiral (Baile Árabe); Caballeritos de la Orden del Santo Grial (niños) Amir Ganasyam y Darshan Gunaraja; Nicole Coello, Miriam Coello y Jonhatan Ramos, Ballet Clásico; Omar Vázquez, Cetrero; Kimbal Pax, intérpretes de música gitana y el Grupo de Arlequines de Kamelot El Castillo del rey.

Así que desde las 12:00 p.m. (o sea puntualidad mexicana) hasta las 16:30 horas estuvimos en el Festival Medieval Internacional de Hadas y Duendes. Aunque el espectáculo seguía, necesitaba llegar a Pachuca para saldar una deuda pendiente con mi viejo amigo y colega periodista y mi jefe de información en mi paso por El Sol del Valle México que se transformó al poco tiempo en El Sol Satélite: don Antonio Ortigoza Aranda.

Por ende, en otra ocasión espero ver todo el espectáculo no sólo diurno sino además nocturno. Pero era esencial visitar a mi amigo, pero esa es otra historia que algún día contaré. Por cierto, gracias Lily.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedInPrint this page

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario