¿El pasado y el presente del priísmo alcanzará a Peña?

Escrito por Manuel Castañeda Riou el . Posteado en Parador Político

Enrique Peña Nieto, exgobernador del estado de México inicio su campaña desde que comenzó su gobierno en aquella entidad donde el grupo Atlacomulco ha gobernado y sigue gobernando; desde que asumió el mando mexiquense acaparo y sigue acaparando la imagen televisiva, su imagen vende sobre todo para las mujeres que ven a Peña Nieto como un galán de telenovela a los cuales estamos acostumbrados a ver por la televisión, que vende productos como ese a una sociedad teledirigida por los impulsos de sus pasiones, que no de sus reflexiones, así el exmandatario conquisto al público femenil y hasta cierto público masculino, no sin la ayuda de una de las televisoras con logo amarillo que ensalzaba y sigue ensalzando la figura del priísta, ¿qué recibiría la citada empresa a cambio? A parte de los jugosos dineros públicos que se han ido a dicha organización empresarial para patrocinar no sólo la figura del mexiquense, sino que también lo han patrocinado en revistas de la farándula dirigidas precisamente a cierto público cautivo y con cierta falta de información en materia de la realidad cotidiana que vive el país.

Peña Nieto se apresto no sin la ayuda del pasado reciente para continuar su embestida y quedarse con la candidatura del PRI a la presidencia, a pesar de que Manlio Fabio Beltrones también priísta e impulsor de las reformas políticas sería una carta fuerte para dirigir la campaña como candidato del organismo político, así las cosas Peña Nieto es por tanto el candidato de los priístas, pero el priísmo tendrá que enfrentarse a un panismo y al perredismo dispuestos ambos a desaparecer si se puede al todavía imbatible PRI pero ¿cómo?

El pasado del PRI y visto cómo se desarrollaron las elecciones en el 2011, serán las estrategia a utilizar por los enemigos acérrimos de los tricolores y no es para menos: i). El pasado priísta es tan basto que los expedientes sobran para grillar al tricolor, empezando por las corruptelas que se han dado en diversos sexenios con el aval del partido, los casos de enriquecimiento ilícito, los abusos hacia PEMEX como caja chica de diversos gobiernos, ¡entre otros temas son el dilema!, ii). El estilo de gobernar que ejercieron varios presidentes hizo que se le llamará: el presidencialismo tricolor, la monarquía sexenal, la presidencia imperial, etc…debate que todavía tiene que explicar Peña como sería su presidencia; iii). El Partido de Estado, éste según los teóricos era un brazo más del presidente, en donde se canalizaban las demandas hacia aquel pero bajo el ojo vigilante del señor presidente, ¿cómo sería la relación Peña-partido o a caso sería la misma vieja formula?, iV). La centralización administrativa se ejercía no sólo en las dependencias que siguen estando a su cargo del presidente en turno, sino que también ejercía el control en las Cámaras en los años dorados del priato, en fin, era la presidencia omnipresente (en todos lados, en todo momento) ¿con él volvería el sometimiento o a una nueva construcción política o un respeto para el legislativo?, V). La democracia nada más existía en el discurso, en la oratoria, en el papel del diputado o senador, o del funcionario público, no sin antes ejercer lo que sería un cisma para el PRI; el 68 y la represión contra los estudiantes del IPN y la UNAM antes hermanadas, fue un punto en donde la historia hablaría de lo que era el verdadero rostro presidencial y el callamiento del tricolor, no si antes haber ejercido una vez más la dureza en el Jueves de Corpus contra estudiantes que lo único que querían eran reformas a las maneras de hacer política; VI). Símbolo de aquello y con el advenimiento del tratado de libre comercio que impulsaría Carlos Salinas Gortari con las reformas liberales o neoliberales que impulsaría el grupo compacto que lo ayudaría a reformar y modernizar al país, y convencidos del discurso modernizador que nos llevaría al primer mundo se propusieron entrarle a los tratados, pero también las potencias, sobre todo los Estados Unidos quería más apertura casi en todos los sentidos, ello obligaba al gobierno dar muestras de democracia pero a cuenta gotas; a la Iglesia le daría una mayor presencia en la vida pública y en el debate político (-hasta la fecha los partidos siguen abalando dicha práctica-). Pero también con Salinas vendría el alzamiento armado en Chiapas y la presencia del EZLN se haría presente como un grupo beligerante, diversas guerrillas empezaron a operar, cifras más o menos darían como resultado 35 guerrillas operando en el país en aquel tiempo. La muerte de Luis Donaldo Colosio como candidato del priísmo a la presidencia cimbraría a la nomenclatura institucional, -al país-, pero el ciudadano común daría su veredicto “fue un crimen de estado”; VII). Ernesto Zedillo Ponce de León enfrentaría una crisis económica pero se negaría a darle un nuevo giro al proyecto político, estaba convencido de las reformas en materia económica “adelgazar al aparato estatal y privatizarlo”, muchos ricos saldrían a relucir Carlos Slim, Carlos Salinas Pliego, entro otros muchos que ocuparían después escalones en la revista Forbes de ser “ricos bien ricos en un país en donde no existe un equilibrio económico justo”. En el sexenio zedillista también hubo corrupción de altos vuelos; se mancho de sangre, lo de la matanza de Acteal sería uno más de esos expedientes que también el organismo político priísta no diría, ni haría nada para resolver el asunto. El mismo expresidente Ponce de León declararía que entre el partido y el presidente habría una sana distancia, y así fue se lo paso al panismo; VIII). La reconstrucción del partido; no se sabe si reconstruyeron o no al organismo político, si nuevas generaciones presiden un nuevo instituto político con altura de miras, que le de un nueva imagen y brillo al partido, lo que si se ve es que todavía adolece de las viejas prácticas, en donde cohabitan el autoritarismo, el centralismo, la antidemocracia, la corrupción y eso será lo que manejen los contrarios al PRI, casos como el de Mario Marín exgobernador de Puebla, el de Ulises Ruiz exgobernador de Oaxaca; Humberto Moreira exgobernador de Coahuila y exdirigente del partido, entre otros casos por venir serán los que se manejen en la batalla política, por supuesto el narco como tema no faltará; el panismo-perredismo hará uso de esos asuntos, porque si algo los une a estos dos partidos es el peligro de si vuelve el PRI con el carro completo.

Así Peña Nieto tendrá que olvidarse del viejo priísmo o por lo menos tratar de esbozar lo que podría ser el PRI en el futuro por venir, pero no cabe duda que tendrá que deshacerse de lo viejo para comenzar algo nuevo o novedoso, sino quiere que lo persiga en su camino hacia la búsqueda de la presidencia, al parecer lo seguirá y también le pasará la factura.

El pasado y presente priísta siguen estando ahí, por lo que lo pueden rebasar.

manuelriou@hotmail.com

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedInPrint this page

Etiquetas:

"Trackback" Enlace desde tu web.

Manuel Castañeda Riou

Lic. En Ciencias Políticas y Administración Pública; Lic. En Derecho ; Diplomado en: Derecho Procesal del Trabajo; Profesor en las materias: Teoría del Estado, Legislación Admva., Financiera, Historia de las Ideas Políticas y Económicas. Miembro Fundador del Sistema de Universidad Abierta y Educación a Distancia (UNAM FES-Acatlán). Colaborador: articulista del Periódico Voz e Imagen de Chiapas (http://www.noticiasnet.mx) columna paradero político.

Deja un comentario