Foto: Cuartoscuro

FOX Y SU FALSO, CÍNICO Y MEDIOCRE PROTAGONISMO

Escrito por Juliana Castellanos Pedraza el . Posteado en Guliana en el País de las Desmaravillas

El nombre de Vicente Fox Quesada a la inmensa mayoría de mexicanos le causa malestar y náusea. Tras ser publicitado como ¿exitoso gerente de la Coca Cola? y su paso como gobernador -a distancia, por su proclividad a viajar y al teléfono celular- de Guanajuato; en 2000 tras una campaña inédita representó la esperanza de millones de ciudadanos, cuyo voto apostó un cambio gubernamental en serio.

Conforme pasó el tiempo la decepción fue mayor, Fox representaba la posibilidad de darle un giro a la corrupción e impunidad, que durante décadas se ha apoderado del poder político-empresarial y que por desgracia hoy todavía marca el rumbo de un país desesperado y hundido en el desastre.

Un México que asomaba al nuevo milenio con la voluntad ciudadana de dejar atrás: pobreza, desempleo, falta de vivienda, bajo índice educativo, inseguridad, violencia de género, descrédito internacional o endeudamiento público; entre otros rubros que reclamaban atención y urgente solución del máximo poder.

¡Pero la apuesta del Fox presidente le salió muy cara a la nación! Durante su gobierno de empresarios por y para empresarios -¿y los que no, qué?-…  el camino desde Los Pinos se tornó en constantes atropellos, mala interpretación de la ley, torcimientos y caprichos personales, una pareja –la señora Martha- y familia ambiciosas y frívolas-, ridículos internacionales, endeudamiento público, acuerdos en lo oscurito con los exadversarios políticos, negocios redondos para beneficio personal y de grupo, prebendas para sus cuates y aliados mediáticos, amén de su pésima administración y para colmo de todos, sus inútiles dicharacheras verborreas.

En resumen, Fox representó el fracaso a la apuesta democrática gestada a raíz de un sexenio priista –el de Zedillo- malogrado en lo político y económico y aterrizado en el caos de la incertidumbre y el coraje. Sólo representó un paso a una transición inesperada y frustrante. Y aunque dejó amargo sabor nacional a su partida, por contribuir a uno de los fraudes electorales más devastadores que llevó a la cima a otra panista soberbio e incapaz, Felipe Calderón Hinojosa, sí por el contrario dejó muchos amarres e intereses económico-mediáticos para su futura y convenenciera proyección.

Tras ver cancelada la aspiración de que su esposa Martha Sahagún llegara a ser la primera presidenta de México, Fox volvió a su rancho guanajuatense –super remodelado- para retomar aires. Con recursos ultramillonarios e inexplicables edificó el Centro Fox –imitando burdamente al presidencial de Bush-, y además fue motivo de contados reportajes impresos de revistas rosas o del corazón, que mostraron sus lujos en contrapartida a la enorme deuda con los pobres del país.

Asimismo, por momentos se alquiló para dictar ponencias por el mundo, ingresando por chiripa, a la larga lista de políticos y líderes -dizque pensantes- que recorren diversos foros para explicar múltiples soluciones que en su tiempo y espacio no pudieron concretar en políticas públicas eficaces para sus gobernados.

Ganó espacios semanales de entrevistador en “La era de las definiciones” de TvAzteca, la televisora que lo abrigó desde su campaña desde aquella trágica tarde de “hoy, hoy, hoy” y que buen fruto abonara como el regalazo del Canal40, hoy ADN40 “televisión de ida y vuelta”, a la familia Salinas Pliego, por cierto de las más prósperas ultramillonarias en México a corto plazo.

En lo político no dejó títere sin cabeza, sin abogar por la causa panista a la que le arrebató en 1999 la candidatura presidencial, ya en tiempos post de la docena trágica blanquiazul, comenzó a adular y defender por interés y salvaguarda propia a la causa peñanietista, con la cual su ideología ultraderechista le ha reportado significativas utilidades políticas.

Asimismo, Fox Quezada en afán de protagonismo barato empezó a experimentar su libre opinión en las plataformas tecnológicas como Twitter donde paradójicamente desde julio de 2010 ha emitido 3387 tweets y ha logrado 722K seguidores. Al difundir contravertidas ideas y posiciones, ha logrado ganarse la atención del internauta. Lo mismo es Trump, que la izquierda, o el populismo de Chávez.

Hablador de todo y hacedor de nada, hoy Fox se erige como ¿líder de América Latina? tomando como propio el tema de la situación política de Venezuela, así como el de salvador de la Patria al actualizar su vieja querella con López Obrador.

Y sobre estos dos temas queremos evidenciar el falso, cínico y mediocre protagonismo del expresidente, al que le gusta levantar ámpula sin siquiera reflexionar el peso torpe de sus palabras.

De la noche a la mañana pretende hacer causa contra Maduro e incluso se suma a un frente de 23 políticos latinoamericanos que buscan contribuir –según su óptica-  a la caída –política y mediática- de un gobernante ajeno a nuestra realidad y del que deberíamos mantenernos a distancia. Antes de fijarse en lo que sucede en otros lares, ¿cuándo hemos oído al señor Fox reflexionar en voz alta sobre las causas mexicanas que tanto han conmovido en los últimos años?

¿O usted, ha escuchado algún pronunciamiento de este falso profeta sobre la Guardería ABC, los 43 de Ayotzi, las matanzas de Tlatlaya o Apatzingán, el despojo a la nación de los recursos naturales, el fracaso de las reformas estructurales que tanto daño nacional han propiciado el PRI y sus aliados, o la imperante devaluación?

Impensable en un hombre que defiende a capa y espada el libre mercado y los tratados inútiles como el TLCAN del cual es beneficiario; o del hombre que en su sexenio contribuyó para que trasnacionales de todo tipo despojaran a mexicanos de sus tierras y derechos, cítense las mineras. O del hombre que en sus seis años de desgobierno total, gestara la guerra contra los cárteles del narcotráfico, o del hombre que se puso como tapete a las órdenes injerencistas de los estadounidenses encabezados por Mr. Bush y sus temidos halcones.

Y en el otro lado, hoy el guanajuatense en tiempos pre-electorales de quien le vende su alma mismisimo diablo, alza su voz rabiosa contra el político más polémico del México contemporáneo. Al que le ha dedicado desde su sexenio, no sólo una batalla legal con el intento de desafuero y que hoy resucita para quedar bien con la élite política-empresarial que tiene secuestrado al país entero y sus instituciones.

Apenas han transcurrido unos cuantos días de que ante la prensa internacional, atizara de nueva cuenta el fuego enemigo contra Andrés Manuel López Obrador. Con énfasis ante las cámaras y micrófonos, advirtió palabras más palabras menos, que de su cuenta corre que el tabasqueño no llegará a ser presidente de México en el 2018.

¿Quién es Vicente Fox Quezada, para frenar las genuinas aspiraciones de un mexicano como otro?, ¿será que por su negro pasado político-económico, algo le temiera de llegar al poder?, ¿no es el electorado, el que deba decidir por voto pacífico, quién podría ser el nuevo mandatario?

Lo que sí evidencia el bocón Fox, es una coyuntura que queda clara para todos… si algo le pasara a López Obrador, él será el responsable directo, aunque bien sabemos que tras él hay decenas de políticos, empresarios o periodistas que a diario enrarecen el ambiente. Su odio e impotencia no tienen límites y se vuelven armas directas –y peor aún efectivas ante la opinión publicada- cuando se carece de razón.

Ese es el nuevo rol protagónico de un hombre que en su momento, pudo haber escrito otra historia nacional, pero… ¡le ganó la incapacidad, la ambición y la traición a México!

Y si queda duda del verdadero Fox, ahí está el libro de Lino Korrodi, Me la jugue (Grijalbo, 2003) su ex-amigo y colaborador de muchos años que con dicho texto documentó y/o testificó quién fue en realidad Fox antes y al ser presidente.

P. D. 1  grave muy grave el hecho del gobierno espía. ¿Ello explica tantas muertes de activistas y periodistas?

P. D. 2 ¿cuándo se acaben los exgobernadores prófugos, quiénes cubrirán el triste papel de distractores?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedInPrint this page

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario